viernes, 15 de junio de 2012

Enero 12/La urgencia de llegar

En esta mañana del año 2007, un violinista ofreció un concierto en una estación de metro de la ciudad de Washington.

Apoyado contra la pared, junto a un tacho de basura, el músico, que más parecía un muchacho de barrio, tocó obras de Schubert y otros clásicos, durante tres cuartos de hora.

Mil cien personas pasaron sin detener su apurado camino. Siete se detuvieron durante algo más que un instante. Nadie aplaudió. Hubo niños que quisieron quedarse, pero fueron arrastrados por sus madres.

Nadie sabía que él era Joshua Bell, uno de los virtuosos más cotizados y admirados del mundo.

El diario The Washington Post había organizado este concierto. Fue su manera de preguntar:

—¿Tiene usted tiempo para la belleza?

 - Los hijos de los días - Eduardo Galeano -



11 comentarios:

Peregrina dijo...

Algunos con el paso de los años y las vivencias vamos aprendiendo a de vez en cuando pararnos y mirar si seguimos vivos, donde estamos y que nos rodea, respirar el aire puro cuando se tiene la oportunidad.
Un abrazo angel

roxana dijo...

Hola!!!me encanta Galeano!!!! Genial!!! Un gusto encontrarte nuevamente! Abrazo

AMBAR dijo...

Hay veces que eso es lo que ocurre, ni tiempo para vivir y mucho menos para disfrutar de la belleza que nos ofrece el universo de mil maneras.
Gracias Ángeles por tus palabres llenas de verdad.
Un abrazo.
Ambar.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Una Entrada Realmente Virtuosa!



Gracias.

bixen dijo...

Estoy seguro de que algo tenía trampa; más sabiendo cómo son estos americanitos. Un virtuoso del violín, con un no mal instrumento, ganas de agradar y predicando a Schubert (Paganini mejor), no se le escapa a nadie que ame la música, por no decir la vida. Más del 50 %.
A Mozart le pagaban por adelantado aristócratas y monarcas, mas siempre él compuso para alegrar a la gente (Réquiems aparte).

Noris Marcia dijo...

Hermoso texto, lleno de nostalgia.
Un abrazo,

Myriam dijo...

Conocía este experimento de Jehoshua Bell que demuestra que poco percibimos la belleza de nuestro entorno cuando se nos regala.

Un beso mu grande Ángeles y gracias por todos tus comentarios en casa.
(estoy regresando de poquito en etapas. Necesitaba aprovechar unos días de playa luego en Julio y Agosto es imposible porque te calcinas)

Tétis dijo...

Hola Angeles

Após ausência por motivos de saúde, passo para deixar um beijinho e informar que, embora ainda em recuperação, estou de volta à blogosfera e aos poucos, dentro das minhas possibilidades, visitarei todos os amigos de quem já tenho muitas saudades.

Tétis

Jessica dijo...

Es una pena que no sepamos apreciar la belleza cuando la tenemos delante.

Un abrazo!

alfonsotetuan dijo...

En la vida, a veces, hay que parar y
escuchar sus ruidos...
También a veces, sin esperarlo,
se escucha la mejor de las partituras.
Y, después, tranquilamente...,
marchar con la conciencia tranquila.

Un saludo afectuoso.
Vandy

marga dijo...

Vi el video sobre este violinista hace algún tiempo por internet, y hace reflexionar mucho, recuerdo el niño que quería mirarlo y la madre tenía prisa y tiraba de él...

Feliz inicio de semana Ángeles, besosss