domingo, 30 de octubre de 2011

Las políticas de la lechuza

Un ratoncito del campo estaba perdido en un denso bosque y no podía encontrar la salida. Entonces se acercó a una lechuza que estaba asentada en un gran árbol.
  —Por favor, ayúdeme, vieja y sabia lechuza. ¿Cómo puedo salir de este bosque? —le preguntó en voz alta.
—Eso es muy fácil —contestó la lechuza, casi sin mirarlo—. Haz que te crezcan alas y entonces vuela para salir de aquí. Eso es todo lo que tienes que hacer.
El ratoncito, desesperanzado, le replicó desde abajo:
—Pero, ¿cómo puedo hacer para que me crezcan alas?
Con un gesto altivo, una vez más la lechuza lo miró desde arriba con burla y repuso:
—No sé qué harás, no me molestes con los detalles. Yo aquí solamente fijo las políticas.
Fijar políticas y describir los detalles de su ejecución son dos cosas distintas. ¿Qué efecto tienen sobre la motivación de los colaboradores? ¿O hay personas que, como la lechuza, creen que sólo ellas tienen la razón?

- La culpa es de la vaca 2ª parte - Jaime Lopera Gutiérrez, Marta Inés Bernal Trujillo -

7 comentarios:

Betty Mtz Compeán dijo...

Interesante texto Angeles, la altivez, soberbia y orgullo, no nos conduce a nada bueno. Pobre ratoncito.

Te dejo un calido abrazo y feliz inicio de semana.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Crioso...
muy curioso...
Siempre pensando en que somos mejores, pero a veces ese detalle, hace que cada uno sea el mismo y descubra por propia intuición.


Gracias.

marga dijo...

Sí sí, hay muchas lechuzas xD
¡Abrazos y buen lunes!

Edy Salazar U. dijo...

Buenas tardes querida amiga muy simpatico tu texto.Mañana será día de todos los santos deseo que ellos te bendigan y te cuiden a tí a todos los que amas te envio una canasta de rosas para que perfumen tu corazón

Any dijo...

Yo concuerdo con la lechuza ... y no sé viejo, no te puedo resolver todo! jajajajaj
Besos

andrea dijo...

Uy!! cuanta verdad!!! prefiero ser el ratoncito quizá la Fe le haga crecer las alas, antes que la lechuza deje su altanería... Besitos y bendiciones!!!

Myriam dijo...

jajajajaja y yo creia que la culpa era del ratón que no quiso convertirse en muerciélago...