lunes, 12 de septiembre de 2011

No estabas allí

Gandhi, el líder espiritual de los hindúes, poseía una bondad increíble con todos. Muchas de sus historias hablan de este detalle. Pero el siguiente episodio es diferente: uno de sus discípulos sentía celos y quería matarlo. Un día el maestro estaba paseando y re-flexionando por un camino solitario. Desde la cima de una colina cercana, el traidor que lo acechaba le tiró una piedra grande que hizo rodar por la ladera. Por fortuna la piedra se trabó con un árbol y se detuvo antes de dar en el blanco. Desde la distancia, Gandhi reconoció a su agresor pero no dijo nada y tampoco contó a nadie lo sucedido ese día. Mucho después se cruzaron los mismos dos hombres y Gandhi, sin vacilar, procedió a saludarlo con alegría y respeto. El hombre le __ preguntó muy sorprendido si no estaba enojado con él. Gandhi le respondió que no. —Maestro, ¿puede decirme por qué no le ha dicho nada a nadie, y cómo ha hecho para no enojarse conmigo ahora mismo? —Porque ni tú eres ya el que arrojó la roca, ni yo soy ya el que estaba allí cuando me fue arrojada. Una primera lectura sugiere que uno puede cambiar de una época a otra. “Nadie se baña dos veces en el mismo río”, como dijo Heráclito. Si es así, ¿no será mejor empezar por creer que los sentimientos han cambiado de un periodo a otro, y que otros sentimientos, empezando por el perdón, pueden mantener el corazón lleno de luz?

- La culpa es de la vaca - Jaime Lopera Gutiérrez y Marta Inés Bernal Trujillo -

10 comentarios:

EL AVE PEREGRINA dijo...

Gran reflexión como todas las que subes, pudo ser y no fue...para que pensar mas...juntemos las manos y vivamos en paz.

Un abrazo, Ängeles.

Betty Mtz Compeán dijo...

Bellisima reflexion mi querida Angeles, el gran Gandhi, un ejemplo a seguir. Gracias por compartir tan bello texto.

Un fuerte y calido abrazo.

La Zarzamora dijo...

Si ya no somos los mismos en un mismo día, imaginemos en lo que nos convertimos con el tiempo.
Siempre nos queda esa posibilidad de redención.
Besos, Ángeles.

andrea dijo...

Gracias a este gran maestro de luz y a vos por exponer este texto lleno de sabiduría! Quiero mi corazón lleno de luz, así que pongo toda mi voluntad en el Perdón... Te amo, hermosa hermana!!! besitos, abrazos colmados de luz!!

David C. dijo...

excelente. Gandhi es una persona que me inspira en la vida.

Olga i Carles dijo...

Aprender de ese bello texto.
¿Quien puede?
No nos quedemos solo en las palabras.
Actuemos...

Red. dijo...

Muy bueno el texto pero... si bien yo no contaria nada tampoco, y perdonaría la acción... en adelante me cuidaría del sujeto, seguramente intentará afinar su puntería para la próxima.

Besos,

Rosa.E dijo...

Excelente reflexión, me encanta Gandhi, ¡cuanta sabiduría nos dejó!
Feliz dia
Un abrazo

Alma dijo...

EL PERDÓN ES LA MAGIA MÁS GRANDE QUE EXISTE.....LA SORPRESA....EL PRINCIPIO......LA ILUSIÓN....EL AMOR QUE VOLVIÓ A AMANECER EN TUS DÍAS.

ES MUY IMPORTANTE PERDONAR Y OLVIDAR PORQUE SI NÓ, EL DOLOR SE ENQUISTA Y PRODUCE ENFERMEDADES.

Besitos bañaditos de perdón, mi bello ángel

marga dijo...

Quien no sabe perdonar, no evoluciona.

¡Abrazos!