domingo, 22 de mayo de 2011

El mono y la mona discuten

Sentados en la rama de un árbol, el mono y la mona contemplaban la puesta de sol. En cierto momento, ella preguntó:
-¿Qué hace que el cielo cambie de color, a la hora en que el sol llega al horizonte?
-Si quisiéramos explicar todo, dejaríamos de vivir -respondió el mono. -Quédate quieta, vamos a dejar que nuestro corazón disfrute con este romántico atardecer.
La mona se enfureció.
-Eres primitivo y supersticioso. Ya no le prestas atención a la lógica, y sólo te interesa aprovechar la vida.
En ese momento, pasaba un ciempiés.
-¡ciempiés! -gritó el mono. -¿Cómo haces para mover tantas patas en perfecta armonía?
-¡Jamás lo pensé! -fue la respuesta.
-¡Pues piénsalo! ¡A mi mujer le gustaría tener una explicación!
El ciempiés miró sus patas y comenzó:
-Bueno... flexiono este músculo...no, no es así, yo debo mover mi cuerpo por aquí...
Durante media hora trato de explicar cómo movía sus patas, y a medida que lo intentaba, se iba confundiendo cada vez más. Cuando quiso continuar su camino, ya no pudo seguir caminando.
-¿Ves lo que hiciste? -gritó desesperado. -¡Con el ansia de descubrir cómo funciono, perdí los movimientos!
-¿Te das cuenta de lo que ocurre con aquellos que desean explicar todo? -dijo el mono, volviéndose una vez más para presenciar la puesta de sol en silencio.

- Reflexiones diarias - Paulo Coelho -




10 comentarios:

Red. dijo...

Es un idolo, Coelho. Y doy fe: el otro día me preguntaron cómo ponía en el editor la línea de comandos, cosa que hago en forma automática y no tiene nada que ver con los editores de pc.

Querés creer que NO lo encontré?

Por haberlo razonado ya no pude hacerlo siquiera automáticamente, aunque despues sin pensarlo lo hice y listo, pero es cierto: no hay que saber todo.

Si estamos tan poco tiempo en esta Tierra, por qué intentar vivir como los que están allá arriba? Lo digo por las meditaciones y pruebas espirituales que jamás hago, aunque se supone, debería.

Besos, hermosa.

delfin en libertad dijo...

Uf, sobre ésto tengo muchísimo que aprender. Lindo como siempre querida Ángeles. Abrazos!

La Zarzamora dijo...

No todo tiene su explicación...
Besos, Ángeles.

Myriam dijo...

Es que el mono siempe lleva la razón, la mona debería saberlo jijijijijijiji.

Besos

Camino a Gaia dijo...

Hay cosas que se comprenden mejor a través de la poesía.

Diego dijo...

Es genial este escrito!

Si quisiéramos explicar todo, dejaríamos de vivi


Abrazos sinceros.
Diego.

bixen dijo...

¿Casualidad?:
La semana pasada vi un documental (sobre extraterrestres), explicando que el cerebro del cienpiés nunca evolucionaría al del hombre; por su gasto de recursos en mover las patas. Otro (sobre fuerza sobrehumana), hablaba del estancamiento del chimpancé a la hora de distribuir su fuerza en sus extremidades (2+2). Hoy otro de Galileo (sobre el Sol), atestiguando que tal harmonía sólo podía venir de Dios.

Anónimo dijo...

Hola!! que hermoso texto para reflexionar! Creo que en el afán de querer buscar siempre la lógica perdemos el disfrute del sentir, y la intuición se anula... tiempo al tiempo todo tiene un para que, pero mientras tanto vivamos el presente que es un regalo de Díos, energía divina o el nombre que le queramos dar.Experiencia propia, todo nos es revelado cuando no nos empecinamos que debe ser Ya! Yo sigo a este monito! disfruto y Dios dirá como y cuando! besitos transóceanicos hermana de mi alma! andrea.

marga dijo...

Si te gusta, no te preguntes por qué.

Eso me dijeron una vez.
¿Explicaciones?, para qué :D

¡¡Besos!!

Anónimo dijo...

Hola que tal, una duda, ¿Este libro, no es ningún libro oficial de Paulo Coelho,no?