sábado, 19 de febrero de 2011

El Simple Arte de Bendecir

Photobucket

Al despertar, bendice tu jornada, porque está ya desbordando una abundancia de bienes que tus bendiciones harán aparecer. Porque bendecir significa reconocer el bien infinito que forma parte integrante de la trama misma del universo. Ese bien lo único que espera es una seña tuya para poder manifestarse.

Al cruzarte con la gente por la calle, el auto, en tu lugar de trabajo, bendice a todos. La paz de tu bendición será la compañera de su camino y el aura de su discreto perfume será una luz en su itinerario. Bendice a los que te encuentres, derrama tu bendición sobre su salud, su trabajo, su alegría, su relación con Dios, con ellos mismos y con los demás. Bendice a todos en todas las formas imaginables, porque esas bendiciones no sólo esparcen las semillas de la curación, sino que algún día brotarán como otras tantas flores de gozo en los espacios áridos de tu propia vida.

Bendice tu ciudad, tus gobernantes y a todos como los educadores, enfermeras, barrenderos, sacerdotes y prostitutas. Cuando alguien te muestre la menor agresividad, cólera o falta de bondad, responde con una bendición silenciosa. Bendice totalmente, sinceramente, gozosamente, porque esas bendiciones son un escudo que los protege de la ignorancia de sus maldades, y cambia de rumbo la flecha que te han disparado.

Bendecir significa desear y querer incondicionalmente, totalmente y sin reserva alguna el bien ilimitado – para los demás y para los acontecimientos de la vida – haciéndolo aflorar de las fuentes mas profundas y más íntimas de tu ser. Esto significa venerar y considerar con total admiración lo que es siempre un don del Creador, sean cuales fueren las apariencias. Quien sea afectado por tu bendición es un ser privilegiado, consagrado, entero. Bendecir significa invocar la protección divina sobre alguien o sobre algo, pensar en él con profundo reconocimiento. Significa también llamar a la felicidad para que venga a él.

Bendecir significa reconocer una belleza omnipresente, oculta a los ojos materiales. Es activar la ley universal de la atracción que desde el fondo del universo traerá a vuestra vida exactamente lo que necesitas en el momento presente para crecer, avanzar y llenar tu vida de gozo.

Es imposible bendecir y juzgar al mismo tiempo. Mantén en ti ese deseo de bendecir como una incesante resonancia interior y como una perpetua plegaria silenciosa, porque de este modo serás de esas personas que son artesanos de la paz, y un día descubrirás por todas partes el rostro mismo de Dios.

Y por encima de todo, no te olvides de bendecir a esa persona maravillosa, absolutamente bella en su verdadera naturaleza y tan digna de amor, que eres tú mismo.

- Pierre Pradervand -
(Gracias Andy)


15 comentarios:

AMBAR dijo...

Hola Ángeles, realmente algo que muy amenudo se nos olvida es eso, bendecir todo a nuestro alrededor y dar gracias por todo lo que nos llega.
Un abrazo.
Ambar

EL AVE PEREGRINA dijo...

Ángeles,hermosa entrada,las bendiciones a todo lo que nos rodea, el dar esas gracias tan necesarias.

Me quedo con:


"Bendecir significa reconocer una belleza omnipresente, oculta a los ojos materiales. Es activar la ley universal de la atracción que desde el fondo del universo traerá a vuestra vida exactamente lo que necesitas en el momento presente para crecer, avanzar y llenar tu vida de gozo"

Un abrazo y feliz fin de semana.

Bello cambio.

Magda dijo...

Hola Angeles,no me acuerdo quién lo dijo, pero dicen que cuando uno Bendice, se duplica la Bendiciones para uno... asi que mil Bendiciones para tí.
Abrazos


PD: Me encanta la nueva imagen de tu blog...

marga dijo...

Que Dios y todas los elementos del universo te bendigan, mi querida y linda amiga :)))

Edy Salazar U. dijo...

Buenas tardes querida amiga gracias por tu oración que me enviastese gracias a Dios pronto estaré bien he leido con mucha atención el texto maravilloso que nos dejas y si debemos bendecir a todos porque somos los benditos de nuestro Padre, nacidos del agua de vida eterna y podemos trasmitir su amor, con una bendición.Yo te bendigo Ängeles y bendigo el día que te conosi en tu blog, que Dios lo confirme en el cielo,esta bendición
hasta siempre amiga

Belkis dijo...

Solo amanece el día para el que estamos bien dispuesto. Si lo empezamos con bendiciones, llamamos la fuerza, la energía y la armonía que dirige todas las cosas.
Muy buen texto Angeles.
Un abrazo

Isabel Alvarez dijo...

Un texto muy bello. Recibe mis mejores bendiciones para ti y todos los que te rodean.
Un abrazo.

Red. dijo...

Sí, está bueno encarar todo a través de cristales de positivismo, pero hay cosas que no puedo bendecir, y que me gustaría cambiar. A esas, no las bendigo.

Pero si, mejor centrarse en lo bendecible.

Besos!

bixen dijo...

Desear felicidad, disminuye drásticamente los anticuerpos que te defienden de su afección. La felicidad, de corazón, es muy contagiosa; tienes razón!

Edit dijo...

Que maravillosa entrada la de hoy amiga.
Bendecir... siempre en todo lugar.
Gracias por recordarnos esta gran verdad.
Gracias por animarnos a seguir con este gesto de amor incondicional...
Te dejo mis bendiciones y mi cariño.
Muchos besos desde esta lejana tierra.

Gara dijo...

Cuánta sabiduria hay en tu entrada.

Que Dios te bendiga, amiga, por darnos tanta paz y sabiduria.

Un abrazo de luz violeta

Adara dijo...

Qué bonita entrada! Por cierto me gusta tu nueva plantilla.

Un abrazo!

Jayja para tí... dijo...

Hice todo eso y más...me agoté...lo siento...


"sensaciones de un RH negativo..mi post"

andy dijo...

Gracias, a vos por difundir este hermoso texto... nunca olvides que podes llevarte lo que quieras de mi blog porque vives en mi corazon!!!! te amo hermana!!!! besitos!!!

Alma dijo...

Bendice, porque al hacerlo te bendices a tí mismo.

Bendiciones.