martes, 25 de enero de 2011

Río marrón

No quiero perderte mujer del río,
cuerpo marrón del río marrón,
las manos como ondas en la orilla.
Y la permanencia en la confluencia
colmando los muslos combados,
espejos de la luna fugitiva.

Río marrón,
devolveme sangre abajo de tu paso
el lirio negro que quedó junto a tu orilla.
Río, río marrón,
lleva en un pez esta canción, que alguien me espera
de cara a las estrellas, cauce arriba,
río marrón.
Animal de barro que huye,
que, como la vida, fluye sin volver nunca a la altura.
Si pudiera remontarte tiempo atrás
para ver en la oscuridad de su semblante
si no faltó un instante de ternura, río marrón.

El agua que baja nunca es la misma
y al recordar nos vamos al mar
porque el pasado yace en lo profundo;
y como el amor dura una creciente
el dolor es caudal permanente,
la sangre su espejo y la vida reflejos del río marrón.

Río marrón,
devolveme sangre abajo de tu paso
el lirio negro que quedó junto a tu orilla.
Río, río marrón,
dónde quedó aquella canción que nadie espera
sentada en la ribera, cauce arriba,
río marrón.
Piel del cielo que se rompe
desde aquí hasta el horizonte, luz de luna sumergida.
Si pudiera remontarte tiempo atrás
para ver en la opacidad del sueño ido
si aquel fulgor perdido era la vida, río marrón …

- Jorge Fandermole -

(Imagen: Río Paraná - Gabriel Quaranta-)


12 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

precioso poema. Y el río como me recuerda al Amazonas!!
besos.

Roos dijo...

Hermoso texto, gracias por mostrarlo y compartirlo con nosotras!!!
Buena semana!!!
Roos

CAS dijo...

La serenidad del río que oculta tantas inquietudes y vivencias!!
Precioso río marrón, hoy en tu orilla.
Un fuerte abrazo.

Pasto dijo...

Me gustó la entrada. Hermoso poema. Gracias por compartirlo. Saludos

arancha dijo...

Precioso poema.

Delia dijo...

Hermoso poema y hermoso río tan lleno de sugerencias, trabajo y misterios.
Un beso.

julia dijo...

Lindo poema,gracas por dejarlo leer.Besos de luz.

Myriam dijo...

Gracias por tu cariñoso saludo de bienvenida. Asi es ya estoy de regreso renovada, despúés de este necesario tiempo de silencio interno.

El río, lo prefiero como el mío: azul verdoso.

Besos

beker dijo...

Magnifico poema. Besos

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Hermoso poema sobre este río que me ha gustado leer. Las metáforas son preciosas.

Como siempre, visitarte es un placer

Olga i Carles dijo...

El río va y viene, unas veces frío otras caliente, pero simpre nos habla al oido.


Gracias.

La Zarzamora dijo...

Y en ese río se nos va la vida...
Besos, Ángeles.