sábado, 29 de enero de 2011

Amar para perderse

Y me contó la historia de un muchacho enamorado de una estrella. Adoraba a su
estrella junto al mar, tendía sus brazos hacia ella, soñaba con ella y le dirigía todos sus pensamientos. Pero sabía, o creía saber, que una estrella no puede ser abrazada por un ser humano. Creía que su destino era amar a una estrella sin
esperanza; y sobre esta idea construyó todo un poema vital de renuncia y de sufrimiento silencioso y fiel que habría de purificarle y perfeccionarle. Todos sus sueños se concentraban en la estrella.
Una noche estaba de nuevo junto al mar, sobre un acantilado, contemplando la estrella y ardiendo de amor hacia ella. En el momento de mayor pasión dio unos pasos hacia adelante y se lanzó al vacío, a su encuentro. Pero en el instante de tirarse pensó que era imposible y cayó a la playa destrozado. No había sabido amar. Si en el momento de lanzarse hubiera tenido la fuerza de creer firmemente en la realización de su amor, hubiese volado hacia arriba a reunirse con su estrella.
-El amor no debe pedir -dijo-, ni tampoco exigir. Ha de tener la fuerza de encontrar en sí mismo la certeza. En ese momento ya no se siente atraído, sino que atrae él mismo.
Un tiempo después me contó otra historia. Se trataba de un enamorado que amaba sin esperanza. Se refugió por completo en su corazón y creyó que se abrasaba de amor.
El mundo a su alrededor desapareció; ya no veía el azul del cielo ni el bosque verde; el arroyo ya no murmuraba, su arpa no sonaba; todo se había hundido, quedando él pobre y desdichado. Su amor, sin embargo, crecía; y prefirió morir y perecer a renunciar a la hermosa mujer que amaba. Entonces se dio cuenta de que su amor había quemado todo lo demás, de que tomaba fuerza y empezaba a ejercer su poderosa atracción sobre la hermosa mujer, que tuvo que acudir a su lado. Cuando estuvo ante él, que la esperaba con los brazos abiertos, vio que estaba transformada por completo; y, sobrecogido, sintió y vio que había atraído hacia sí a todo el mundo perdido. Ella se acercó y se entregó a él: el cielo, el bosque, el arroyo, todo le salió al encuentro con nuevos colores frescos y maravillosos; ahora le pertenecía, hablaba su lenguaje. Y en vez de haber ganado solamente una mujer, tenía el mundo entero entre sus brazos y cada estrella del firmamento ardía en él y refulgía gozosamente en su alma. Había amado y, a través del amor, se había encontrado a sí mismo. La mayoría ama para perderse.

- Demian - Herman Hesse -


12 comentarios:

Sergio dijo...

Hola Ángeles,

me encantó el texto que nos presentas.
Qué lindo... "Había amado y, a través del amor, se había encontrado a sí mismo"
Eso sí, es el amor a los demás, sin ser egoísta...

Gracias por compartir.

Saludos,

Sergio.

Alma Inquieta dijo...

Hola Ángeles,

que lindo lo que elegiste para compartir con nosotros...

Te deseo buen fin de semana.

Besos.

Red. dijo...

Así es, mi linda amiga, nos perdemos, perdemos la cabeza o el control, quien sabe; lo cierto es que perdiéndonos es como nos encontramos, aunque suene paradójico y no pase prueba de lógica alguna. Es que acaso debe el amor ser lógico?

AMBAR dijo...

Hermosa historia, realmente el amor es el motor que mueve la vida.
Lo he leido despacito para disfrutarlo mejor.
Un abrazo.
Ambar.

Pasto dijo...

Magnífica selección. He disfrutado leyéndolo.Gracias por ponerlo.Besos.

***
Qued tengas un Feliz Día de la Paz.

Balovega dijo...

Lindo día...

Pasaba por estos lares y al ver la puerta abierta entre a saludarte..

Ha sido un placer leerte.. buena semana

Gara dijo...

Precioso, Ángeles, no puede ser de otra manera, amar sin condiciones, ¿difícil, verdad? yo lo hago y, me siento muchas veces, vacía...

Un abrazo

Yamil dijo...

Hermoso! El amor sin duda no puede buscarse. Es un estado que surge y que asalta nuestros corazones siempre y cuando estemos dispuestos . La vida es amor, hacia todo y todos... el resto es otra historia! Bendiciones! Namastè!

Poetiza dijo...

Angeles, hermosa reflexion la que compartes amiga. Te dejo un beso, cuidate.

julia dijo...

Angeles ina vez excuche,que el ser humano ppuede vivir sin casi todo,pero no sin amor.Y creo que es verdad.El amor desde que nacemos es el motor de nuestrtas vidas y tambien el motor que nos espera a la vuelta a casa.Gracias por escribir tan bonito.Besos de luz.

Alma dijo...

A ver!!!!! ha pintado de blanco su casita, señora, parece Ibiza, jajaja!!!
Te quedó bien linda!!!

Se puede vivir sin nada,
nada puedes vivir sin amar,
y al amar, ya no deseas nada,
porque es cuado te das cuenta,
que....
el amar nada desea,
en sí el amor es....
el todo, desde la nada
de una ilusion sin posesión
plena en tu interior,
recorriendo tus entrañas.

marga dijo...

Un amigo me habló hace tiempo de este libro... siempre me recuerdas cosas que están en mi mente... coincidencias? :)

Feliz semana! (es martes, por si acaso te confundes, jeje)