miércoles, 6 de octubre de 2010

De la sabiduría

El hombre sabio es el que ama y reverencia a Dios. El mérito del hombre está en su conocimiento y en sus acciones, no en su color, fe, raza o nacimiento. Porque debes tener presente, amigo mío, que el hijo de un pastor que posee conocimientos vale más para una nación que el heredero de su trono, si éste es un ignorante. El conocimiento es tu verdadera ejecutoria de nobleza, sea quien fuere tu padre o tu raza.
El saber es la única riqueza de que no te pueden despojar los tiranos. Sólo la muerte puede apagar la lámpara del conocimiento que arde dentro de ti. La verdadera riqueza de una nación no consiste en su oro ni en su plata, sino en su saber, en su sabiduría y en la rectitud de sus hijos.

Las riquezas del espíritu embellecen la paz del hombre y producen simpatía y respeto. El espíritu de cualquier ser se manifiesta en los ojos, en el semblante y en todos los movimientos y gestos del cuerpo. Nuestra apariencia, nuestras palabras, nuestras acciones no son nunca más grandes que nosotros. Porque el alma es nuestra casa; nuestros ojos, sus ventanas; y nuestras palabras, sus mensajeros.

El saber y el entendimiento son los fieles compañeros de la vida, que nunca te serán desleales. Porque el conocimiento es tu corona y el entendimiento tu báculo; y no podrás poseer mayores tesoros cuando los llevas contigo.

El que te entiende es más allegado a ti que tu mismo hermano. Porque los parientes pueden no entenderte ni conocer tu verdadero valor.

La amistad con el ignorante es tan imbécil como discutir con un borracho.

Dios te ha dotado de inteligencia y de conocimiento. No apagues la lámpara de la Gracia Divina, ni dejes que se extinga el cirio de la sabiduría en las tinieblas de la licencia y del error. Porque el sabio avanza iluminando con su antorcha el camino de la humanidad.

Debes saber que un solo hombre justo produce más aflicción al Diablo que un millón de creyentes ciegos.

Un poco de conocimiento operante vale infinitamente más que un gran caudal de saber inactivo.
Si tu saber no te enseña el valor de las cosas y no te libera de la esclavitud a la materia, jamás te acercarás al trono de la Verdad.
Si tu conocimiento no te enseña a elevarte por encima de la flaqueza y miseria humanas y a conducir a tu prójimo por el sendero de la justicia, eres sin duda alguna hombre de poco valor y seguirás siendo así hasta el Día del juicio.
Aprende las palabras de sabiduría que pronuncian los sabios y aplícalas a tu propia vida. Vívelas, pero no trates de lucirte recitándolas, porque el que repite lo que no sabe no es mejor que un burro cargado de libros.

- La voz del maestro - Gibrán Khalil Gibrán -



14 comentarios:

Alma Inquieta dijo...

Hola Angeles,

precioso texto nos dejas de Khalil Gibrán, gran maestro!

Gracias por compartir.

Te dejo un beso.

Rubrikka dijo...

Gracias por compartir tan hermoso texto.
Muchas felicidades por tu blog, es realmente maravilloso.
Saludos

Jurema dijo...

Hola cariño!
Solo decirte que te sigo y añoro no puedo visitarte más por no tener conexión ya que resido en un lugar selvático.
Te mando besos con calor tropical.

Ana Moreno dijo...

Absolutamente cierto. Que estés bien .

EL AVE PEREGRINA dijo...

Ángeles, cuanta verdad, una reflexión que debe de llegar al alma, a mi me llega,palabras sabias y verdaderas.
Me quedo con:

Si tu conocimiento no te enseña a elevarte por encima de la flaqueza y miseria humanas y a conducir a tu prójimo por el sendero de la justicia, eres sin duda alguna hombre de poco valor y seguirás siendo así hasta el Día del juicio.
Aprende las palabras de sabiduría que pronuncian los sabios y aplícalas a tu propia vida. Vívelas, pero no trates de lucirte recitándolas, porque el que repite lo que no sabe no es mejor que un burro cargado de libros.

Un abrazo.

La Zarzamora dijo...

Ya lo dijo el filósofo "Yo sólo sé que no sé nada"

Besos, Ángeles.

Merche dijo...

Aunque tenga que trabajar duro, no apagaré la lámpara de la Gracia Divina, ni dejaré que se extinga el cirio de la sabiduría en las tinieblas de la licencia y del error..

Mil gracias por Compartir tan sabio texto.

María Jesús Verdú dijo...

Un placer leer a este gran autor

Olga i Carles dijo...

Excelente.
Cuando vibras con esas notas, sólo fluyes. Nada sabes y todo comprendes.



Gracias.

bixen dijo...

Casi casi te digo que las fórmulas están mal, hasta que he pillado la broma de los americanitos: el tamaño importa (digo con orgullo).

Anónimo dijo...

HOLA ANGELES ESTE PARRAFO EN ESPECIAL ME FASCINO.

Si tu conocimiento no te enseña a elevarte por encima de la flaqueza y miseria humanas y a conducir a tu prójimo por el sendero de la justicia, eres sin duda alguna hombre de poco valor y seguirás siendo así hasta el Día del juicio.

Y ES QUE EN VERDAD TE ENCUENTRAS CON CADA FICHITA, HOMBRECITOS COBARDES,MENTIROSOS,MEDIOCRES,VIVIDORES DE LA MUJER QUE SE CREEN TAN SIMPATICOS Y ENCANTADORES HACIENDO ALUSIÓN DE SU MISERIA DE FALO CREYENDO QUE ESO ES TODO EN LA VIDA Y QUE LO MÁS IMPORTANTE ES VALORAR A LA MUJER,Y SER UN HOMBRE DE BIEN EN TODA LA EXTENSIÓN DE LA PALABRA.
TODO ESTO PORQUE EN LO PERSONAL LA ULTIMA VEZ ME LLEVÉ UNA DECEPCIÓN ENORME, PENSANDO QUE ERA DIFERENTE A LOS DEMÁS Y NO TE IMAGINAS CUANTO DAÑO ME HIZO QUE MEJOR NI ME LO ENCUENTRE, LO QUE ME CONSUELA Y HABLANDO DE DIOS QUE TODO SE PAGA EN ESTA VIDA TARDE QUE TEMPRANO.

BYE,BYE

Anónimo dijo...

Y PARA TERMINAR ALGUIEN DE TU FORO SI TÚ,TU QUE TAMBIÉN ESCRIBES AQUI B,B,B, SABES QUE DIGO LA VERDAD Y NO MIENTO SOLO LE DIGO QUE CUIDADO PORQUE SI NO TE DISCULPAS,Y REPARAS LOS DAÑOS CONMIGO, VOY A SEGUIR POR SIEMRE Y TE SACARE TUS TRAPITOS AL SOL ..........POCO A POCO

BYE, BYE
TU SABES QUIEN SOY

andy dijo...

paz y amor, para este lugar tan bonito!!!!!! gran maestro iluminado por su sabiduria, realmente admirable!!!! besotes!11

Ernesto. dijo...

Bonito texto de este gran autor...

Tienes un blog dinámico, tocas varios puntos y lo haces bien. Un placer leerte.