lunes, 5 de julio de 2010

Ganar el mundo



"¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo
si pierde su vida?"
(Mt 16,26)

Recuerda la clase de sentimiento que experimentas cuando alguien te elogia, cuando te ves aprobado, aceptado, aplaudido... Y compáralo con el sentimiento que brota en tu interior cuando contemplas la salida o la puesta del sol, o la naturaleza en general, o cuando lees un libro o ves una película que te gustan de veras. Trata de revivir este último sentimiento y compáralo con el primero, el producido por el hecho de ser elogiado. Comprende que este primer tipo de sentimiento proviene de tu propia "glorificación" y "promoción" y es un sentimiento mundano, mientras que el segundo proviene de tu propia realización y es un sentimiento anímico.
Veamos otro contraste: recuerda la clase de sentimiento que experimentas cuando obtienes algún éxito, cuando consigues algo que anhelabas, cuando "llegas arriba", cuando vences en una partida, en una apuesta o en una discusión. Y compáralo con el sentimiento que te invade cuando disfrutas realmente con tu trabajo, cuando de veras te absorbe por entero la tarea que desempeñas. Y observa, una vez más, la diferencia cualitativa que existe entre el sentimiento mundano y el sentimiento anímico.
Y todavía otro contraste más: recuerda lo que sentías cuando tenías poder, cuando tú eras el jefe y la gente te respetaba y acataba tus órdenes, o cuando eras una persona popular y admirada. Y compara ese sentimiento mundano con el sentimiento de intimidad y compañerismo que has experimentado cuando has disfrutado a tope de la compañía de un amigo o de un grupo de amigos con los que te has reído y divertido de veras.
Una vez hecho lo anterior, trata de comprender la verdadera naturaleza de los sentimientos mundanos, es decir. los sentimientos de autobombo y vanagloria, que no son naturales, sino que han sido inventados por tu sociedad y tu cultura para hacer que seas productivo y poder controlarte. Dichos sentimientos no proporcionan el sustento y la felicidad que se producen cuando contemplas la naturaleza o disfrutas de la compañía de un amigo o de tu propio trabajo, sino que han sido ideados para producir ilusiones, emoción... y vacío.
Trata luego de verte a ti mismo en el transcurso de un día o de una semana y piensa cuántas de las acciones que has realizado y de las actividades en que te has ocupado han estado libres del deseo de sentir esas emociones e ilusiones que únicamente producen vacío, del deseo de obtener la atención y la aprobación de los demás, la fama, la popularidad, el éxito o el poder.
Fíjate en las personas que te rodean. ¿Hay entre ellas alguna que no se interese por esos sentimientos mundanos? ¿Hay una sola que no esté dominada por dichos sentimientos, que no los ansíe, que no emplee, consciente o inconscientemente, cada minuto de su vida en buscarlos? Cuando consigas ver esto, comprenderás cómo la gente trata de ganar el mundo y cómo, al hacerlo pierde su vida. Y es que viven unas vidas vacías, monótonas. sin alma...
Propongo a tu consideración la siguiente parábola de la vida: un autobús cargado de turistas atraviesa una hermosísima región llena de lagos, montañas, ríos y praderas. Pero las cortinas del autobús están echadas, y los turistas, que no tienen la menor idea de lo que hay al otro lado de las ventanillas, se pasan el viaje discutiendo sobre quién debe ocupar el mejor asiento del autobús, a quién hay que aplaudir, quién es más digno de consideración... Y así siguen hasta el final del viaje.

- Una llamada al amor - Anthony de Mello -



14 comentarios:

Geraldine dijo...

me imagino ese omnibus y la gran naturaleza sin ser observada....un derroche...

El ave peregrina dijo...

Reflexión ante la vida y nuestro modo de enfocarlo...se busca la vanagloria...sin importar si pisamos o no a nuestros semejantes...lo que importa es llegar a la meta...a costa de todo...que ignorancia la nuestra...No pensamos que todo queda aquí y que acabamos de herir y perjudicar a otro para satisfacer nuestro egocentrismo... que ilusos somos...y así pasamos la vida...hasta que llega lo que tiene que llegar...pero ya es tarde...es como la discusión de los excursionistas...

Un abrazo Ángeles y un placer estar de nuevo aquí.

CAS dijo...

estas palabras son de un valor inmenso, solo que no es fácil llevarlas a cabo...De todos modos, lo voy a intentar, porque de vivir mejor, siempre se trata.
Un abrazo afectuoso, y muchas gracias, porque este mensaje llega en buena hora.

delfin en libertad dijo...

Hay tantas formas de ver la vida, como de pasar inadvertida por ella sin observar nuestro interior. Bella entrada. Un abrazo grande!

Dan dijo...

Muy bonito e interesante blog!
Los hilos son una gran cantidad de potica poesía!

serpai dijo...

YO QUIERO GANAR LA VIDA Y REPARAR EN LO BELLO DE ELLA....EN LOS VALORES QUE NO TIENEN PRECIO...Y LO QUE NO SE COMPRA CON DINERO...Y SI VOY EN EL OMNIBUS...QUIERO LLEVAR MI VENTANILLA DESPEJADA...LAS CORTINAS CORRRIDAS Y MI NARIZ CONTRA EL VIDRIO...SI!!


SALUDOS...SERGIO

El Drac dijo...

Creo que no tenemos la oportunidad para apreciar las cosas que suceden a nuestro al rededor en todo momento, y me imagino a los del autobús como e imagino al mundo pugnando por encontrar el mejor lugar en la escala económica, cuando la vida es otra. Un abrazo

ivana dijo...

la vida es bella, hay que darle prioridad a lao que uno tiene, a la risa al sol, a tu familia. Creo que el poder no llena tu corazón. el amor como principio de todo si... hoy me elegi y espero seguir haciendolo, no tener que agradar y agradar a los demas, buscando aceptación....besos ...esta hermoso hermana!!

Ana Moreno dijo...

LLamado a la reflexión. Últimamente recibo muchos elogios, pies en la tierra.

Juan Francisco dijo...

Una preciosa entrada Ángeles. Tal vez si, tal vez seamos como esos viajeros que no ven el paisaje, pero en nuestro caso las cortinas tal vez las llevemos en el corazón. Me gusto de verdad, amiga mía. Besos.

Belkis dijo...

Muy buena enseñanza la que deja este texto, las cortinas que mas nos aislan son las que no nos dejan ver nuestro interior y lo verdaderamente importante. Perdemos mundo tiempo pre-ocupados en cosas triviales, vanales y no miramos lo que debería ser el verdadero sentido de nuestra existencia.
Un abrazo Angeles.

steveroni dijo...

Angeles!!!! Anthony De Mello is my "all-time" FAVORITE of Peeps. I have read 8 of his books.

Before I saw his name at the bottom, I was thinking, "Oh! That Angeles writes just like De Mello--she is GoooooD! LOL!

Thank YOU! (Mucho Gracias!)

Olga i Carles dijo...

Las cortinas se ven en todas partes. Somos muy inconscientes todavía, vamos por la calle con la cara seria, vestimos de negro en muchas ocasiones. Observamos sin mirar, oimos sin escuchar, tocamos sin palpar....
Es aún hoy día una verguenza llamarnos humanos y así, quedamos paralizados y ciegos.


Un abrazo.

Nestor dijo...

Los cuentos de tony de mello son maravillosos, desde que empece a leer sus historias me impresiono su sencillez y alegría contenida en cada uno de ellos. Sus cuentos contenían una forma mística de revelar tu realidad ante tus ojos.