domingo, 25 de julio de 2010

Cuando pensabas que no miraba


Cuando pensabas que no miraba, colgaste mi primer dibujo en la pared… y entonces quise pintar otro.

Cuando pensabas que no miraba diste comida a un perro vagabundo, y entonces pensé lo bueno que es ser bondadoso y portarse bien con los animales.

Cuando pensabas que no miraba hiciste un pastel de cumpleaños para mi, y aprendí que las pequeñas cosas pueden ser las más especiales.

Cuando pensabas que no te miraba vi como preparabas comida y se la llevabas a una amiga enferma, y aprendí que tenemos que ayudarnos los unos a los otros.

Cuando pensabas que no miraba pagabas mi entrada cuando íbamos al cine y no me hacías pasar por menor, y descubrí la integridad y la honestidad.

Cuando pensabas que no miraba vi lágrimas en tus ojos, y aprendi que a veces las cosas duelen y me di cuenta de que no hay nada malo en llorar.

Cuando pensabas que no miraba sonreíste, y vi el esplendor y la fuerza que tiene una sonrisa.

Cuando pensabas que no miraba y te preocupabas por mi, aprendí a no fallarte y a querer dar todo de mi.

Y cuando pensabas que no mirabas, miré…
…Y te quiero dar las gracias por todo lo que hiciste y me hiciste sentir cuando pensabas que no miraba.

Cada uno de nosotros tenemos influencia sobre la vida de un niño.
Puede que solo seas "alguien" en el mundo, pero hay alguien para quien tú eres el mundo..


- Mary Rita Schilke -


17 comentarios:

*.Jessica.* dijo...

Que bonitas reflexiones,
besitosss

beker dijo...

Cuantas verdades Angeles... que no hay nada malo en llorar, que no hay nada malo en compartir, que no hay nada malo en decir SOMOS, un abrazo

Alexander Ulloa dijo...

Cuando pensabas que no vendría.. vi tu imagen por los pasillos y quise venir hasta aquí para decirte que amo tus entradas..
Buen día y bello fin de semana, Angeles♥

Alma Inquieta dijo...

Hola Ángeles!

Que lindo!

Es verdad, hace un año descubrí tantas cosas...

Descubrí que las pequeñas cosas pueden ser las más especiales y yo las tengo...

Descubrí que era muy feliz cuidando de una persona enferma y aprendí que tenemos que ayudarnos los unos a los otros...

Descubrí que no hay nada malo en llorar..., mientras no lo hagas cerca de quien sufre...

Y descubrí que una sonrisa me hacia muy feliz... y con quien lo descubrí... ya no lo tengo...

perdona... me voy...

Un beso y resto de buen domingo.

dulce dijo...

MAravilloso. Me hace pensar en todas esas veces en que le miro y él no lo sabe... o quizá sí. Es uno de los mayores placeres de este mundo, amar de esta forma.
;)

Eva- La Zarzamora dijo...

Siempre miramos, algunas veces sin ver más allá, pero los ojos de un niño siempre ven ese más allá del recuerdo que anidará siempre en un yo adulto...

Besos, Ángeles.

Rosario Alamo dijo...

preciocos pensamientos, es cuando no nos miran cuando somos lo que somos y damos ejemplo...
Un abrazo :)

serpai dijo...

Me encanta el texto!

Es verdad... el poder que tiene una sonrisa!

Gracias por compartir.

Saludos,

Sergio.

Red. dijo...

El amor de un hijo, es tan pero tan grande, que puede compararse exclusivamente al amor por nuestra madre.

Incondicional, seguro, inmenso, infinito.

Y esa inocencia de los chicos le da una magnificencia aún mayor.

Somos para ellos casi dioses, o sin el casi. Nuestra sóla presencia les infunde toda seguridad, amistad, amor, calor.

Somos lo más grande para ellos, y claro ellos lo son para nosotros.

Los chicos son la mayor bendición de la vida!!

Sina dijo...

Qué bello Angeles!!!
Se trata de esto, de mostrar lo mejor que hay dentro de nosotros.
Gracias, bella.

Un abrazo.

Any dijo...

Los chicos siempre te están mirando y prestando atención a lo que hacés. A veces parece que están en la suya, pero siempre tienen la oreja atenta a lo que pasa alrededor, no se les escapa una. Por eso hay que ser muy cuidadosos.
Que alegría me dió ver mi botecito aca!!! Que bueno! A nadie se le ocurrió llevarselo (yo tampoco lo sugerí explícitamente) solo a vos.
Gracias.
Y besos

María Jesús Verdú dijo...

Completamente de acuerdo. Un placer visitar tu casa virtual en esta tarde de lunes. Saludos

El ave peregrina dijo...

Bella reflexión Ángeles, los niños captan todo...ellos aprenden de nuestro obrar...por ello hay que estar siempre atentos...para que lo que aprendan sea positivo y hagan de ellos... hombres y mujeres de provecho.

Un abrazo, y perdona esta ausencia,entre el trabajo, que cambié de domicilio, que estoy esperando linea de internet...en fin...un caos.

Jayja para tí... dijo...

Hoy he llegado a tí como un día más de mis días...y te leo, y peinso, Oh Dios, cuán cierto, si puede ser que yo soy sólo "alguien pra el Mundo, pero hay alguien pra quien "yo soy el Mundo"... y eso alegra mi alma...


...y sonrio aunque me duela un poco el alma...porque Dios esta ahí dentro...

un beso Angeles, que cuidas de mi con sólo nombrarte...Tu amiga, Jayja

Olga i Carles dijo...

Las mejores cosas ocurren siempre cuando nada esperamos. La sorpresa es la mejor valía que tenemos para purificarnos y engendrar.



Gracias.
un abrazo.

Belkis dijo...

Se enseña con el ejemplo y eso se graba con fuego en el corazón.
Muy hermoso texto.
Un abrazo

Graciela dijo...

Todo lo que nuestros hijos son es por lo que nosotros somos. Debemos saber que ellos sienten y ven todo, y nuestro auténtico amor debe mostrarse en las pequeñas cosas...
Me gustó mucho
Cariños...