lunes, 8 de marzo de 2010

Cuentan que una bella princesa

Cuentan que una bella princesa estaba buscando consorte. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos. Joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.
Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, dijo:
Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de mi amor. Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas. Ésa es mi dote...
La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar. Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás.
Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve, y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena.
Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos. Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.
Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa:
¿Qué fue lo que te ocurrió?. Estabas a un paso de lograr la meta. ¿Por qué perdiste esa oportunidad?. ¿Por qué te retiraste?.
Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja:
No me ahorró ni un día de sufrimiento... Ni siquiera una hora... NO MERECÍA MI AMOR.

- Walter Riso -


19 comentarios:

Eva- La Zarzamora dijo...

Pues si no lo merecía,y así lo sintió, es lo mejor que pudo hacer, coger puerta;)Tal vez no lo merecía...

Besos.

delfin en libertad dijo...

Que gran respuesta. Es bueno entender que el amor debe construir y no destruir, ni dañar. Muy fuerte tu entrada y hermosa. Un gran abrazo.

Paco Alonso dijo...

Excelente post el que nos acercas en este día.
Es un placer acercarse a tú espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

El ave peregrina dijo...

A mi tampoco me gusta esa princesa...es muy superficial y un poco esclavista...pienso que su proceder no es el ejemplar a seguir...Me voy con la honradez del joven...le aplaudo.

Un beso amiga.

MAMUCHA SILVIA dijo...

ES DE INTELIGENTES ENTENDER CUANDO ALGO NO SE DEBE DAR¡¡¡¡
BESOS¡¡¡¡

Dulce dijo...

DEBO decir a una buena amiga que lea esto... buena falta le hace
Gracias
Un besote

beker dijo...

Siempre dejando un motivo para pensar... un abrazo

Naiba dijo...

Mi querida Angele

Vengo a tu casita en este dia tan especial en el cual te dejo mis felicitaciones.

Precioso relato, que no hace falta irnos a las princesas para verlo, pués desgraciadamente en el dia a dia podemos ver como se le da más importancia a lo material que al corazón.

Por cierto el Autor: Walter Riso (Colombiano) Titulo: ¿Amar o Depender?

Besotes

bixen dijo...

Doble paradoja en sí inverosímil, pero que dice mucho de ti como mujer al haber sabido enfocar como hombre. Gracias!

Olga i Carles dijo...

Buena entrada.

El DEBER de uno/una, es el de AMARSE primero a SI MISMO/MA, y en ciertos momentos, aúnque haya que AMAR a los demás sin esperar nada a cambio, hay que APRENDER a decir NO, Esta es la GRAN LECCION DEL EQUILIBRIO.

Gracias.

Silvia dijo...

Bonito relato que nos hace pensar,gracias como siempre Angeles:)

Un abrazoooo

Geraldine, dijo...

muy bien hecho....una cosa es que pidas que te demuestren el amor y otra que abuses....hay gente que no entiende ni delimita ambas cosas...

Lucero dijo...

Maravilloso relato amiga dejando una gran leccion,que disfrutes de un lindo dia besos y abrazos para vos.

Maria de los Angeles dijo...

La dignidad ante todo, maravilloso relato para tener en cuenta siempre.
Un beso!

TORO SALVAJE dijo...

Exactamente.
Suerte que lo vio claro.

Besos.

Mundo Animal. dijo...

BUENAS TARDESSSSSSSSSS ANGELES BUEN RELATOO,QUE TERMINES GENIAL TU DIAAAAAAAAAAAA, SALUDOS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNNNNNNNNN

..NaNy.. dijo...

Hola la dignidad sobretodas las cosas, muy bien que lo vio claro precioso el escrito. Saludos

Alma dijo...

Tal vez en esos días sin despegarse de su lado, aunque fuera al pie de su ventana, pudo descubrir la relidad de lo era en sí su amor amado, y darse cuenta que esa princesa de cuento de hadas solo era eso, un nombre, todo lo demás era vacio....

Xao.

CAS dijo...

Anecdotico y ALECCIONANTE. Debemos recordarlo....
muchos besotes desde mi balcón.