domingo, 14 de febrero de 2010

Honestidad

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes asistieron y el rey les dijo:

"Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de 6 meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta más bella ganará la mano de mi hija, y por lo consiguiente el reino".

Así se hizo, pero había un joven que plantó su semilla pero no germinaba, mientras tanto, todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas.

Llegaron los seis meses y todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con hermosísimas y exóticas plantas.

El joven estaba demasiado triste pues su semilla nunca germinó, ni siquiera quería ir al palacio, pero su madre
insistía en que debía ir pues era un participante y debía estar allí.

Con la cabeza baja y muy avergonzado, desfiló último hacia el palacio con su maceta vacía. Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo se rieron y se burlaron de él, en ese momento el alboroto fue interrumpido por el ingreso del rey, todos hicieron su respectiva reverencia mientras el rey se paseaba entre todas las macetas admirando las plantas.

Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que llevó su maceta vacía, atónitos, todos esperaban la explicación de aquella acción.

El rey dijo entonces:
"Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente, cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece".

- Desconozco el autor -



18 comentarios:

Olga i Carles dijo...

El engaño es fruto de la ignorància.
La ambición es la antesala del poder.
La risa irónica y la burla és sinónimo de muerte.
La valentía del aparante fracaso conduce a la resurrección.

Gracias.

Alma Mateos Taborda dijo...

Qué bello cuento, amiga y qué maravilloso ejemplo de la mentira, que siempre costruye castillos de arena. Magnífico!! Me encantó!! Gracias por compartirlo. Felicitaciones! Un abrazo grande y Feliz San Valentín.

Alma dijo...

A veces uno tiene que reconocer cada cosa que le ocurre, porque todo tiene un por qué y en ese por qué está la perfección intencionada del cielo!!!

Besitos de alegría, mi bello angel dorado!!!

El ave peregrina dijo...

Hermosa entrada amiga Ángeles,la lealtad y la honestidad vale mas que todo el oro del mundo.Hay que guardar las compostura y la rectitud .

Un abrazo.

Myr dijo...

¡Qué buena moraleja la de este cuento!

Besos

Jurema dijo...

Hola cielo!
Es que la mentira tiene las patas muy cortas, en este precioso cuento se premia la honestidad y la humildad..

Besitos con flores de San valentín

LiterataRoja dijo...

He regresado de mis vacaciones. Me estoy haciendo el tiempo para leerlos a todos y pasar a saludar!
Qué bueno es volver!
Un beso!
Literata

marga dijo...

Honestidad: la mejor de todas las artes perdidas.
Mark Twain

Precioso, Angeles :)))
Feliz inicio de semana, mi amiguita linda :)))
Besos!

MA dijo...

Hola amiga , muy buen port , se coge antes a un mentiroso que a un cojo. La verdad prevalece por encima de la mentira , y es de justicia ser sinceros , la mentira es sucia y falsa.
Hay que ser honestos .
Besos de MA , gracias por tu comentario dejado en mi blog .

Adolfo Payés dijo...

Bello mensaje..


Un abrazo
Saludos fraternos.

Delia dijo...

Hola Angeles:
Preciosa historia, nada que surge de la mentira, el interés, o la apariencia puede germinar, sólo permanece lo invisible y real.

Un abrazo, buena semana.

Dulce dijo...

Muy bueno, sí madame!

Juan Francisco dijo...

La historia es muy bonita, amiga Ángeles, pero me parece que hoy ya no quedan reyes que busquen la verdad en ningún país del mundo. Parezco pesimista... ¿verdad? Será que me voy haciendo mayor. Pero la historia me gusto mucho, Ángeles.

Carrachina dijo...

como siempree Angeles no dejas de sorprenderme con la bella sabiduria que siempre sabes encontrar y las maravillosas lecciones de humildad, honestidad y cariño..que fácil fue para el rey distinguir de este modo la mentira... y el engaño..
a veces de puro confiada pienso que vivo en un mundo aparte como el principito... veo en casi todos los actos bondad pero muchas veces después de tiempo me doy cuenta que no es asi...
pero mi lema siempre será el que siembra siempre recoge..
aunque pensemos que la semilla es infertil.
besitos como siempre de Carrachina.
tuve el ordenador en stand bye

El Drac dijo...

Qué lindo !! aunque ya no se de, ahora el que engaña mejor ese es el que obtiene la victoria. Un gran abrazo

Merche dijo...

"Lo que permite el surgimiento de la hipocresía es la pura debilidad moral y la cobardía. Si ustedes tienen valentía para afrontar las consecuencias, nunca dirán una mentira".
(Sathya Sai Baba)

Un beso lleno de Sinceridad.

Belkis dijo...

Ser honesto es ser real, es ser genuino, auténtico, objetivo, expresar respeto por uno mismo y por los demás. La honestidad no consiste sólo en franqueza, sino en asumir que la verdad es sólo una y que no depende de personas o consensos sino de lo que el mundo real nos presenta como innegable e imprescindible de reconocer. No hay mayor virtud que la honestidad. Hermosa moraleja la de este cuento. Gracias Angeles.
Besitos

bixen dijo...

Aunque yo no plante nada, siempre nace algo (malas yerbas lo llaman); y porque lo sé, siempre riego la tierra de todas las macetas, incluso las "vacías".