viernes, 5 de febrero de 2010

El gusano y el escarabajo

Un gusano y un escarabajo eran amigos y se pasaban charlando largas horas.

El escarabajo estaba consciente de que su amigo el gusano era muy limitado en movilidad, tenía visión muy restringida y era muy tranquilo y pasivo comparado con los escarabajos.

El gusano, por su parte, estaba muy consciente de que su amigo el escarabajo venía de otro ambiente, y de que, en comparación con los gusanos de su especie, comía cosas desagradables, era muy acelerado, tenía una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez.

Un día, la compañera de vida del escarabajo le cuestionó a este su amistad con el gusano, preguntándole como era posible que caminara tanto para ir al encuentro de un ser tan inferior, un ser tan limitado en sus movimientos? y por qué seguía siendo amigo de alguien que ni siquiera le devolvía los saludos efusivos que el escarabajo le hacía desde lejos.

Pero el escarabajo estaba consciente de que, debido a lo limitado de su visión, el gusano muchas veces ni siquiera veía que alguien lo saludaba y, si acaso llegaba a notarlo, no distinguía si era o no el escarabajo, y por ello no contestaba el saludo.

Sin embargo, el escarabajo calló para no discutir con su compañera.

Fue tanta la insistencia de la escarabaja y tantos sus argumentos cuestionando la amistad que su compañero mantenía con el gusano que el escarabajo decidió poner a prueba esa amistad alejándose del gusano para esperar a que este lo buscara.

Paso el tiempo, y un día llegó la noticia de que el gusano estaba muriendo, pues su organismo se había resentido por los esfuerzos que cada día hacía para ir a ver a su amigo el escarabajo y, como no lo conseguía durante toda una jornada diurna, el gusano tenía que volverse sobre sus pasos para pasar la noche en el refugio de su propia casa.

Al saber esto, el escarabajo, sin preguntar a su compañera, decidió ir a ver al gusano.

En el camino se cruzó con varios insectos que le contaron de las diarias e infructuosas peripecias del gusano para ir a ver a su amigo el escarabajo y averiguar que le había pasado.

Le contaron de como se exponía día a día para ir a buscarlo, pasando cerca del nido de los pájaros.

De como sobrevivió al ataque de las hormigas y así sucesivamente.

Llegó el escarabajo hasta el árbol donde yacía el gusano esperando ya el momento final.

Y al verlo a su lado, el gusano, apenas con un hilo de vida, le dijo al escarabajo cuanto le alegraba ver que se encontrara bien.

Sonrío por última vez y se despidió de su amigo sabiendo que nada malo le había pasado a este.

El escarabajo sintió vergüenza por haber permitido que las opiniones de otros minaran su amistad con el gusano y sintió dolor por haber perdido las muchas horas de regocijo que las pláticas con su amigo le proporcionaban y, sobre todo, por haberle puesto en una situación que le causó la muerte.

Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que el era, era su amigo, a quien respetaba y quería porque, a pesar de pertenecer a otra especie, le había ofrecido su amistad.


No se si eres el gusano y yo el escarabajo, o al revés, pero seguro que somos distintos y que nos movemos en planos diferentes.

Yo, aunque sea gusano, te seguiré buscando día a día; pero si fuera escarabajo, no prestaré oído a las críticas, vengan de donde vengan.

Si fuera gusano, ignoraré lo grotesco que me puedas parecer.

Si fuera escarabajo, Haré uso de mis habilidades para servirte.

Dijo la Madre Teresa: "Voy a pasar por esta vida una sola vez. Cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacer por alguien, debo hacerla ahora, porque no pasaré de nuevo por aquí".
- Desconozco el autor -


19 comentarios:

El ave peregrina dijo...

Bonita entrada Ángeles, a los amigos se les quiere tal como son y no por su condición.Y nada ni nadie debe influenciar en la amistad, se puede aconsejar pero nada más.
Un amigo es un tesoro que debemos guardar bajo llave.
Un beso.

Basurero Usurero dijo...

Me gustó la historia, un poco amplia para mi gusto pero me dejó satisfecho. Suerte.

Adara dijo...

Una lección que mucha gente debe aprender.

Un saludo!

Graça dijo...

...é preciso que um ignore aquilo que parece grotesco, e o outro, coloque à disposição suas habilidades...

Belo post, linda história, Angeles!!

Besos:)

bixen dijo...

La "Ruta de la Seda" unió por fin Oriente con Poniente en ambos sentidos: Tributo apelativo en Honor al fruto del inapelable "gusano".
Qué bonitas son las mariposas, y de entre todas, siempre alguna todavía más. Ahora ya sé por qué lucharé hasta ser mariposa; para poder volar y seguir viendo su volar!

mimbre dijo...

Hola Ángeles...
Querida AMIGA,te agradezco infinitamente tus deseos y tu ruegos por mi madre, se que nuestra madre celestial escuchara tus plegarias. Yo acepto lo que Dios decida para mi madre, más si la pudiese sanar hoy mismo...yo lo haria ya¡
Un abrazo enorme
Osvaldo

María Jesús Verdú dijo...

Ojalá hubiera descubierto antes tu blog. Resulta inspirador leerte. Te sigo

beker dijo...

Como siempre palabras para reconocer, para practicar también en este mundo a veces egoista... un abrazote

Any dijo...

Que buena historia, cuanta lealtad de parte del gusano, que paparulo el escarabajo. Y bueno, a veces somos igual de tarados que el escarajo y nos dejamos influenciar por la opinión de los demas.
Dejemos que nuestros sentimientos nos marquen el camino, los de afuera son de palo.
Me dio mucha pena el gusano, habrá encontrado su recompensa en el cielo de los bichos.
Conciudadana! como la trata el nuevo año? extrañaba sus historias y el hadita verde que me saluda cada vez que entro.
No sabe que calor hizo por aqui, bueno, ud sabe bien de lo que hablo
un gran abrazo

Sol dijo...

Jamas elijo a mis amigos por alguna condicion similar a mi... por elcontrario... creo que cada uno de nosotros somos tan pero tan diferentes que respetarse en esa diferencia es esencial...
Ojala nunca me toque alguien que me cuestione la amistad de alguien... para mi ...todos tienen algo de lo que puedo aprender... todos son importantes...!!!
Hermosa entrada Angeles... lastima que a veces esperamos esos limites para darnos cuenta de la importancia de un amigo... y no quiero que esto me pase.. no quiero que sea nunca "demasiado tarde"
Besos llenos de luz para ti!!!

Dulce dijo...

MAravilloso... y una vez más- muy adecuado a mis personales circunstancias...
Increíble... pero cierto.

Un súper beso :)

El Panal de la Abejita dijo...

HOLA AMIGA!! LLEGUÉ A TI A TRAVÉS DE OTRA BLOGUERA... VENGO DESDE VENEZUELA A SEGUIRTE.. TE CUENTO QUE PASÉ UN RATO MUY AMENO Y ME SENTÍ EN UN ÁMBIENTE MUY CÁLIDO.. ME GUSTÓ EL ESTILO DE TU BLOG Y SU CONTENIDO MUY INSPIRADOR.. FELICIDADES. TE INVITO A VISITARME EN http://elpanaldelaabejita.blogspot.com
SEGURO QUE ESTARÉ DEVUELTA..BESITOS!! MARISELA:)

Cecilia F. dijo...

una gran leccion amiga,que tengas un estupendo fin de semana,un millon de abrazos

Myr dijo...

Linda alegoría que nos muestra la verdadera esencia de la amistad. Aprendamos de ella.

Besos amiga

salvadorpliego dijo...

Es una maravilla leer este tipo de cuentos. Bravo!!!!

Un fuerte abrazo para ti.

delfin en libertad dijo...

Dios se me salieron las lágrimas Angeles, me he emocionado con este bello relato, sólo imaginarme al gusanito caminando y devolviéndose en busca de su amigo...hay tantas cosas que cambiar para lograr ser mejores. Tengo el corazón hecho un puño. Angeles gracias por tus palabras, espero volver a pintar, es necesario en estos momentos. Un inmenso abrazo amiga mía.

Maria de los Angeles dijo...

Cuantas veces se juzga por la apariencia, dejando de lado valores profundos, invisibles y que hacen a las personas mas nobles, como el caso del cuento. Una excelente lección.
Un beso Angeles!

marga dijo...

Hola mi Angelita.
La frase esa que dices creo que es de kurt Cobain...y estoy de acuerdo con ella, lo que somos no hay porque dejar de serlo por los demas.

Gracias por tus buenos deseos :) tendré todo organizado cuando recupere mi ordenador para dedicarle el tiempo que hay que dedicarle :) cuando esté todo listo, lo publicaré en my world :)

Bonito cuento, lo que vale no son las apariencias sino lo que las personas nos hacen sentir, con lo que son por dentro.

Feliz inicio de semana amiguita!!! :))) T.Q.M

victoria dijo...

Coelho es su autor y es una historia preciosa para que podamos reflexionar.Cuándo tenemos un amigo es para lo bueno y malo y nunca debemos de dejarnos convencer de comentarios de terceras personas.Laamistad es buena siempre que venga delcorazón..Gracias por compartir.Con cariño Victoria