jueves, 7 de enero de 2010

Libertad, libertad!!

Esta es la historia de un loro muy contradictorio. Desde hacía un buen número de años vivía enjaulado, y su propietario era un anciano al que el animal hacía compañía. Cierto día, el anciano invitó a un amigo a su casa a deleitar un sabroso té.

Los dos hombres pasaron al salón donde, cerca de la ventana y en su jaula, estaba el loro. Se encontraban los dos hombres tomando el té, cuando el loro comenzó a gritar insistente y vehementemente:

–¡Libertad, libertad, libertad!

No cesaba de pedir libertad. Durante todo el tiempo en que estuvo el invitado en la casa, el animal no dejó de reclamar libertad. Hasta tal punto era desgarradora su solicitud, que el invitado se sintió muy apenado y ni siquiera pudo terminar de saborear su taza. Estaba saliendo por la puerta y el loro seguía gritando: “!Libertad, libertad!”.

Pasaron dos días. El invitado no podía dejar de pensar con compasión en el loro. Tanto le atribulaba el estado del animalito que decidió que era necesario ponerlo en libertad. Tramó un plan. Sabía cuando dejaba el anciano su casa para ir a efectuar la compra. Iba a aprovechar esa ausencia y a liberar al pobre loro. Un día después, el invitado se apostó cerca de la casa del anciano y, en cuanto lo vio salir, corrió hacia su casa, abrió la puerta con una ganzúa y entró en el salón, donde el loro continuaba gritando: “!Libertad, libertad!” Al invitado se le partía el corazón.

¿Quién no hubiera sentido piedad por el animalito? Presto, se acercó a la jaula y abrió la puerta de la misma. Entonces el loro, aterrado, se lanzó al lado opuesto de la jaula y se aferró con su pico y uñas a los barrotes de la jaula, negándose a abandonarla. El loro seguía gritando: “!Libertad, libertad!”

- Anónimo -


12 comentarios:

Carrachina dijo...

Angeles me encanta esta historia del loro se parece al mito de la caverna de platón que vi en video hace un mes , los hombres discurren en una cueva, van y vienen pero uno ve una luz y sale a pesar de su miedo hacia fuera, los demás no son capaces, pues les da miedo , sus propias sombras, es el mito del conocimiento, este Lorito debió pasarle algo parecido, el queria la libertad pero no sabia lo que era pues siempre estuvo en una jaula, a mi Jairo le pasó lo mismo, es mi periquito un dia lo dejé salir, y no sabia salir me picoteo toda la mano, hasta que descubrió la "libertad" entre comillas...
Besitos Angeles de Carrachina.
Estoy muy feliz chatee estos dias con mis tias de Rosario y no podia con la emoción.. me cargó las pilas.. para todo el año.
Por fin encontré una plantilla que me gusta y no voy a cambiar... ya no seré tan cocoliche..

Graça dijo...

Meu Deus,

pobre papagaio!!!

Amiga, se entendi bem, o que me ofereces é essainteressante imagem sobre os '365 abrazos', é isso?

Claro que aceito com carinho...

Bjsss
Deus a ilumine sempre!

Dulce dijo...

YA ves... hay prisiones muy difíciles de abandonar, y es muy fácil quejarse... es cuando, como se dice, la fuerza se va por la boca...

Great!

Me encanta la foto!!!
Besotes ;)

beker dijo...

Muchas veces es difícil romper amarras y buscar otros caminos... abrazos

Alma dijo...

Así es la vida amiga muchas veces gritamos lo que está a nuestro alcance, criticamos lo que podemos hacer nosotros....y seguimos igual.


Besitos de libertad de critica y de actuación propia!!!


MUAK!!!!

TORO SALVAJE dijo...

Que bueno.
Un ejemplo perfecto.
En el fondo somos esclavos.

Besos.

Geraldine dijo...

nosotros también somos animales de costumbre....

El ave peregrina dijo...

A todo se acostumbra uno Ángeles, el pobrecito ya llevaría su vida enjaulado y sus ansias ya le privaban de su libertad.

Un beso amiga.

Dulce dijo...

ay mi niña nevadita... te envidio... aquí siempre igual... el invierno menos frio que recuerdo-

¿Puedo decir "Te quiero"? Creo que sí-- mi mujer argentina del alma :)

marga dijo...

El conformismo, es a veces la peor prisión de la libertad.

Besos mi linda Angelita =)

estoy_viva dijo...

Buen relato, tenemos a lo desconocido nos aferramos a lo que tenemos sin saber que detras de esa puerta puede ser que sea algo mucho mas bonito, hay que quitar miedos probar que hay fuera, que no nos convece volvemos a la jaula pero podremos siempre decir ...yo me lance a buscar otra clase de libertad que la que tengo.
Con cariño
Mari

Não à Violência! dijo...

Uauu, magnifico blog! Está lindoo :)