lunes, 11 de enero de 2010

Cargar piedras

Hu-Song propuso a sus discípulos el siguiente relato:

- "Un hombre que iba por el camino tropezó con una gran piedra. La recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra. Igualmente la cargó. Todas las piedras con que iba tropezando las cargaba, hasta que aquel peso se volvió tan grande que el hombre ya no pudo caminar.
- ¿Qué piensan ustedes de ese hombre?"
- "Que es un necio", respondió uno de los discípulos. "¿Para qué cargaba las piedras con que tropezaba?
- "Dijo Hu-Ssong:
- "Eso es lo que hacen aquellos que cargan las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos, y aun la amargura de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás, y no cargar las pesadas piedras del rencor contra los demás o contra nosotros mismos. Si hacemos a un lado esa inútil carga, si no la llevamos con nosotros, nuestro camino será más ligero y nuestro paso más seguro."

- Desconozco el autor -




20 comentarios:

Merche dijo...

"Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar".

(Mahatma Gandhi)





"El odio es hijo del rencor y de la rabia, hermano del desamor y de la envidia, primo hermano de la malicia y tio segundo de la venganza, pero en realidad con quien le gustaría tener parentesco y no lo tiene es con la indiferencia.

(Paloma Cobollo)


"Los demas pueden elegir sentir rencor, pero nosotros tambien podemos remediarlo en nuestro corazón"
R. C.

El ave peregrina dijo...

Es verdad todo lo que dice para que cargar con grandes pesos... es mejor aparcar el odio y las malas experiencias y caminar holgadamente...

Un beso.

Myr dijo...

¡La foto es excelente y por si misma lo dice todo!

Perdonarse a uno mismo y al otro, es aligerar la carga y liberarse.

Muy lindo cuento,

Besos

mardelibertad dijo...

Que bien me sienta leerte, que agradable es. cuanta positividad enseña con tus letras,querida amiga

Abrazo

marga dijo...

Nadie puede herirnos si no le damoos los medios para hacerlo.

=)

Besos!

Geraldine dijo...

que bien graficado!!!...dejar las piedras a un lado y no arrojarlas a otros como venganza...

Dulce dijo...

Mujer! Tú me lees el pensamiento y el alma? Creo que un día de estos me cojo un avión para las terras catalans...

Carrachina dijo...

Normalmente no me solia enfadar a no ser que fuera algo muy grave y lo comenté en clase de Yoga, yo pensé que no tenia capacidad de reacción y sin embargo mi profesor me dijo que ya tenia mucho camino andado en el mundo de la comtemplación y es verdad ahora lo veo así para que vamos a llevar tanta carga a nuestras espaldas,, es una tonteria..
Un besote Angeles, que bella la foto d las piedras formando una mujer.

Naiba dijo...

Mi querida amiga

Bella y sabia reflexión propia de este telar.

No hay espalda, cuerpo o alma que aguante tanta piedras de resentimiento. Buen consejo, alivianar la carga y el camino será más fácil y alegre.

Besos reina

beker dijo...

Me vienen muy bien este relato que propones en este momento, porque a veces se hace complicado gestionar muchas sensaciones que emanan de las relaciones con los demás... Un abrazo grande amiga

Adolfo Payés dijo...

Maravilloso articulo y la imagen perfecta para el post..

Gracias por compartirlo

Un abrazo
Saludos fraternos..

Delia dijo...

Querida Angeles:

Gracias por ayudarnos a descagar la mochila, rencores, traiciones olvidos, nada de eso existe cuando lo dejamos por el camino.

Un abrazo.

Olga i Carles dijo...

quizá cuando no perdonanamos, eso mismo se cuece en nosotros.
Si maramos con los ojos del alma, la peor ofensa carece de valor.

Sweety dijo...

Un texto que dice una gran verdad. Un abrazo!

Aracne dijo...

LO malo es cuando no te das cuenta de que vas cargando tantas piedras; entonces, cuando ya no puedes respirar siquiera, te das cuenta del peso que llevas, y empiezas a soltarlas. Ahí comienza la liberación.

Ronald Durán dijo...

Que difícil es en muchas ocasiones no juntar una que otra piedra, aunque no nos gusten las coleccionamos y hasta las repasamos cada vez que hay oportunidad.

No se diga más... a soltar las piedras y continuar ligero que la vida es corta.

Eli dijo...

¡Hola Angeles!

Te mandé dos invitaciones para reingresar al castillo. No sé si las recibiste. Si decidís reingresar, hacelo con el correo de hoy y no con el del día 7.

¡TE QUIEEEEEROOOO!

Edu dijo...

Que curiosa y bella la foto de piedras.
Un Saludo

Mariana dijo...

Bela reflexão.
Gostei de passar por aqui.

loli dijo...

hola guapa hacia mucho que no te visita....la verdad que lo lamento un monton porque siempre es un placer visitar tu blog....un besazo y no tardare tanto en volver......y como siempre cuanta verdad tienen tus poemas.....