sábado, 12 de diciembre de 2009

Ahuyentando los fantasmas

Durante años, Hitoshi trató -inútilmente- de despertar el amor de aquella que creía la mujer de su vida. Pero el destino es irónico: el mismo día que ella finalmente lo aceptó como futuro esposo, también descubrió que padecía una dolencia incurable y que no viviría mucho tiempo.

Seis meses después, ya cerca de la muerte, ella le pidió:

- Quiero que me prometas una cosa: nunca te enamorarás de nuevo. Si lo haces, volveré todas las noches para espantarte.

Y cerró los ojos para siempre. Durante muchos meses, Hitoshi evitó acercarse a otras mujeres, pero el destino siguió siendo irónico, y le descubrió un nuevo amor. Cuando se preparaba para casarse, el fantasma de su ex-amada cumplió su promesa, y se le apareció:

- Me estás traicionando -dijo.

- Durante años te entregué mi corazón, y tú no me correspondiste - respondió Hitoshi. -¿No te parece que merezco una segunda oportunidad de ser feliz?

Pero el fantasma de su ex amada no quiso saber de disculpas, y todas las noches se presentaba para asustarlo. Le contaba en detalle lo que había sucedido durante el día, qué palabras de amor le había dicho a su novia, cuántos besos y abrazos se habían dado.

Hitoshi ya no podía dormir más, y fue a buscar a Bashó, el maestro zen.

- Es un fantasma muy hábil -le dijo Bashó.

- ¡Sabe todo, hasta los menores detalles! Y está llevando mi noviazgo a su fin, porque no consigo dormir, y en los momentos de intimidad con mi amada, siento vergüenza.

- Vamos a ahuyentar a este fantasma -le aseguró Bashó.

Aquella noche, cuando el fantasma regresó, Hitoshi lo interrumpió antes de que dijera la primera frase.

- Tú eres un fantasma tan sabio, que vamos a hacer un trato. Como me vigilas todo el tiempo, voy a preguntarte algo que hice hoy; si aciertas, dejo a mi novia y nunca más miraré a mujer alguna. Si te equivocas, tienes que prometerme que no volverás a aparecerte, so pena de ser condenado por los dioses a vagar para siempre en la oscuridad.

- De acuerdo -respondió el fantasma, confiado.

- Esta tarde, estuve en el mercado, y en determinado momento tomé un puñado de granos de trigo de una bolsa.

- Lo ví -dijo el fantasma.

- La pregunta es la siguiente: ¿cuántos granos de trigo tomé?

El fantasma, en ese mismo momento, cayó en la cuenta que no conseguiría jamás responder a la pregunta. Para evitar ser perseguido por los dioses en la oscuridad eterna, desapareció para siempre.

Dos días después, Hitoshi se acercó a la casa del maestro zen.

- Vine a agradecerle.

- Aprovecha para aprender las lecciones que formaron parte de esta experiencia tuya -le respondió Bashó.

"En primer lugar, ese espíritu regresaba siempre porque tú le tenías miedo. Si quieres ahuyentar una maldición, no le des ninguna importancia.

"Segundo: el fantasma sacaba provecho de tu sentimiento de culpa: cuando nos sentimos culpables, siempre deseamos -inconcientemente- que nos castiguen.

“Y finalmente: nadie que realmente te amara te obligaría a hacer ese tipo de promesa. Si quieres entender el amor, aprende la libertad.

- Paulo Coelho -


17 comentarios:

Delia dijo...

Miedo y culpa, dos fantasmas creados por la mente y muy bien eliminados por la sabiduría de Basho. Me recuerda ese famoso consejo para salir del laberinto: elévate y verás...que el laberinto no existe.
Un beso Angeles y buen fin de semana.

eva-la-zarzamora dijo...

Y además de verdad. Esos dos son los peores fantasmas que nos acechan, mientras no logremos ahuyentarlos.

Besos, Ángeles.

Mundo Animal. dijo...

HOLA AMIGA, UNA REFLEXION MUY ACERTADA, EL MIEDO Y LA CULPA SON DOS FANTASMAS DIFICILES DE AUYENTAR, PERO CON SOLO DESEARLO SE PUEDEN VENCERRRR.
UN BESITOOOOOOOOOO
CHRISSSSS

El efecto mariposa... dijo...

Qué pesadilla vivir con miedo y con sentimiento de culpa... Debe ser horrible.
Me he estado paseando por el blog un ratito, quñe bonito está todo con las mariposa, los ángeles, los textos y ese nacimiento tan bonito que has puesto...:)
Espero que pases un finde divino.
Un beso gordísimo por todos los que te debo :)

El ave peregrina dijo...

Era un fantasma egoísta...por mi tierra decimos "Ni comes ni dejas comer"...
Basho era inteligente, el miedo retrae y nos limita, no da oportunidades...aunque aveces no salgan las cosas como queremos.

Un beso Ángeles.

Dulce dijo...

Ahhh Esa culpabilidad...maldita que nos persigue haciéndonos creer que no tenemos derecho a ser felices..
Me ha encantado... Muy sabio Coelho... como siempre!

Besos ANgeles Linda ;*

marga dijo...

No conocía este texto de Paulo Coelho,pero me ha servido de mucho hoy.
Gracias preciosa! :))) ★

Aracne dijo...

Este Coelho que listo es...."cuando nos sentimos culpables, siempre deseamos -inconcientemente- que nos castiguen".

galicia maravillas dijo...

me paso por aquí rauda y veloz para desearte un muy feliz fin de semana Ángeles :)) y dejarte un beso y un abrazo!! :) me ha gustado la historia, como diría mi hermano pequeño, se puede aplicar a la vida :))

mardelibertad dijo...

Siempre se aprende algo nuevo contigo querida amiga,
Abrazo

Graça dijo...

Angeles,

Jesus nos mostrou que onde chega a Luz as trevas vão-se embora...!

É uma questão de decisão interior, você 'virar as costas' para os fantasmas, para os medos...

Besos...............

estoy_viva dijo...

El sentimiento de culpa que malo es, el amor no debe obligar a nadie a prometer cosa el amor se da sin pedir nada sin condiciones ni imposiciones, porque eso no es amor.
Feliz fin de semana
con cariño
mari

Vivian Angélica dijo...

♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥
Que esta Navidad sea de dicha, amor y felicidad para todas las personas del mundo; que el amor, la paz y la gloria de Dios reine en nuestros hogares y llene de bendiciones el Año Nuevo que está por comenzar.
♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥
(¯`v´¯)
`*.¸.*´
¸.•´¸.•*¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•´ .•´ ¸¸.•¨¯`•._Saludos

Vivian...¸.•´¸.•- - *´¨)

Poetiza dijo...

Me encanto. Asi hay historias de amor, ahora se que es por miedo a algo que se mantienen fieles......Te dejo un beso, cuidate mucho.

Olga i Carles dijo...

Cuando nos enfrentamos al miedo de esas fieras internas con valor, dando la cara con tranquilidad, todo desaparece...


Un abrazo.

Cecilia F. dijo...

gracias......gracias......gracias....muy buena lección,me ha encantado,un abrazo fuerte

Belkis dijo...

Quien te ama, te deja ser.
Besitos