miércoles, 28 de octubre de 2009

La paz

Había dos monjes que vivieron juntos durante cuarenta años y nunca discutieron. Ni siquiera una vez.
Un día, uno le dijo al otro: "¿A usted no le parece que es hora de que discutamos por lo menos una vez?"
El otro monje dijo: "¡Está bien, comencemos! ¿Sobre qué discutiremos?"
"¿Que le parece este pan?", respondió el primer monje.
"Está bien, vamos a discutir sobre el pan. ¿Cómo haremos?", preguntó el otro monje. Contestó el primero: "Ese pan es mío, me pertenece. "
El otro replicó: "Si es así, tómelo."

La paz no es necesariamente destruida por la disputa o la discusión. Quien destruye la paz es el yo.
"Eso me pertenece y no voy a compartirlo con nadie." Cuando tomo esa actitud de apego y de egoísmo, mi corazón se va haciendo cada vez más duro.
Ése es el gran enemigo de la paz: un corazón apegado, endurecido y egoísta.

- Caminar sobre las aguas - Anthony de Mello -

15 comentarios:

Sol dijo...

No hubo discusión alguna, porque quizas muchas veces nos quedamos con la decisión que toma el otro sin expresar lo que verdaderamente opinamos sobre esa actitud.
A veces es mas comodo no discernir... para mantener esa armonia, pero no es lo correcto.
Creo que cuando alguien hace algo que no nos agrada debemos hacerlo saber de la mejor manera posible!!!
Besos cielo, muy miercoles para ti!!!

DIAVOLO dijo...

Dos no discuten si uno no quiere... pero eso no necesariamente implica paz, ya que puede existir egoísmo por una de las partes y resignación por la otra.

Buen texto, gran enseñanza... maestra.

Delia Regina dijo...

El corazón integrado no ve lo mío y lo tuyo, ve solo lo que es y actúa desde esa mirada.
Gracias, Angeles por esta entrada.
Un beso.

J. Fco. Bravo Real dijo...

Precioso post Ángeles. Una cosa es discutir y otra ceder. Si los dos tienen el pensamiento de no hacer daño al otro, creo que es una forma de buscar la armonía. Eso me gusta. Otra cosa sería si uno fuera el que cediera siempre.
Un abrazo Ángeles.

delfin en libertad dijo...

Buscar el punto del equilibrio, no siempre debemos pensar igual o actuar igual, pero se debe buscar la armonía, sin derrotas. Un abrazo y muy linda reflexión.

Adolfo Payés dijo...

Hermoso mensaje nos entregas.. es un placer leerte..


Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos...

Jurema dijo...

Es que así no hay forma humana de discutir!
Si somos capaces de compartir el pan y la sal de la vida, la paz esta garantizada.
Besitos

mardelibertad dijo...

Como simpre gran reflexion y como deicen dos no discute si uno no quiere
Besos

Angus dijo...

Hermosas palabras que invitan a reflexionar. Me ha encantado tu texto.

M@ria dijo...

bela mensagenm nos deixou aki.

Boa tarde.............Besossssss

marga dijo...

Creo que está juguetona hoy la hada verde con la varita, porque no me dejaba leer y me ha dado la risa :))))

Me ha encantado esta reflexíón :) como todas las que me encuentro aquí :) y que muchas veces son las mismas que yo guardo :)

★ Besos!!!! :) ★

Romayris dijo...

Se me puso la piel de gallina como se dice en mi país, me pareció excelente esta reflexión.

Saludos cordiales

Alma dijo...

¿Acaso le pertenece algo a alguien?........O es del mismo cielo de donde vino.... para ser por ti y por mi compartido.

Eso se llama amor, amor Divino!!!!

El efecto mariposa... dijo...

Muy interesante reflexión Ángeles. Yo ando en el camino de buscar esa paz, y de evitar no sólo la discursión si no la rabia o impotencia que puede dejar el no defender lo que uno piensa que es lo correcto...Estoy en ello...Estoy en ello.
Un beso enorme para vos.

Belkis dijo...

La paz es el camino. Abrazos