jueves, 3 de septiembre de 2009

Lección de vida

Había un hombre que tenía cuatro hijos. El buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan rápidamente; entonces envió a cada uno por turnos a ver un árbol de peras que estaba a una gran distancia.
El primer hijo fue en el Invierno, el segundo en Primavera, el tercero en Verano y el hijo más joven en el Otoño.
Cuando todos ellos habían ido y regresado, los llamó y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.
El primer hijo mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.
El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.
El tercer hijo no estuvo de acuerdo, dijo que estaba cargado de flores, que tenia aroma muy dulce y se veía muy hermoso, era la cosa mas llena de gracia que jamás había visto.
El último de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno de ellos, el dijo que estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.
Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían la razón, porque ellos sólo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol.
El les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol, o a una persona, sólo por ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida puede ser sólo medida al final, cuando todas las estaciones han pasado.
Si tú te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano y la satisfacción del otoño.
Moraleja: No dejes que el dolor de alguna estación destruya la dicha del resto. No juzgues la vida solo por una estación difícil. Persevera a través de las dificultades y malas rachas… mejores tiempos seguramente vienen por delante.

- Desconozco el autor -


23 comentarios:

Bajo mis pies dijo...

Saber vivir significa gozar de cada estación con lo que cada una trae.
Muy bueno Angeles que eres un angel.
Bss para ti.
No me digas que por primera vez soy la primera?

Normis dijo...

Disfrutar la vida y vivirla plenamente , a las personas , a los amigos , con sus pro y sus contras , porque todas las estaciones tienen su color , solo hay que saber verlo con los ojos del alma ...
un abrazo

Carrachina dijo...

como siempre una bella enseñanza y me encanta la comparación es verdad somos arboles en cada estación, en la primera nos salen las hojas después se nos caen y asi observando la naturaleza nos damos cuenta que todos somos lo mismo.
un abrazo grande Angeles, no me quedaré en el invierno , me encanta el verano y también la primavera.

El efecto mariposa... dijo...

Creo que sólo se puede conocer y amar realmente a alguien cuando lo has conocido en todas sus " estaciones" y ellos a ti igual.¿ No crees ?
Un beso de " casi otoño " para ti. :D

Sweety dijo...

Una historia interesante :-)

Muchas gracias por la suerte que me has mandado, me ha llegado tooooda!! Ya te contaré que tal :)

Adolfo Payés dijo...

Hermosa tu historia.. me gustó la reflexión.. me quedo con ellas..

Un gusto leerte

Un abrazo
Saludos fraternos

Laury dijo...

Que bella historiaa amiga un gusto leerte, un abrazito y buenas noches

Laury.

galicia maravillas dijo...

:) me gustó! e intentaré recordarlo! un biquiño de boas noites!! muacssss!

Myr dijo...

Muy lindo cuento. No sólo enseña que las pruebas pueden superarse.
También que entre los cuatro hacen una verdad. Se complementan. Se potencian. Besos

TEO-LOGOS dijo...

. Reino dorado

Los niños

En la última playa del mundo los niños se reúnen. El infinito azul
está a su lado, al alcance de sus manos. En la orilla del mundo,
más allá de la luna, los niños se reúnen, y ríen, gritan y bailan entre
una nube de oro.

Con la arena rosa, dorada, violeta -en el alba, al medio día, por la tarde-
edifican sus casas volanderas. Y juegan con las menudas conchas vacías.
Y con las hojas secas aparejan sus barcas y, sonriendo, las echan al
insondable mar. Los niños juegan en la ribera del mundo, más allá del cielo.
No saben navegar, ni saben lanzar las redes. Los niños pescadores de perlas
se hunden en el mar y, al alba, los mercaderes se hacen a la vela; los niños
entretanto acumulan guijarros de colores y luego, sonriendo, los dispersan.
No buscan tesoros escondidos, ni saben echar las redes.
Sube la marea, con su ancha risa, y la playa, sonríe con su pálido resplandor.
Las ondas en que habita la muerte cantan para los niños baladas sin sentido,
como canta una madre que mece la cuna de su hijo. La ola baila y juega con los
niños y la playa sonríe con su pálido resplandor.
En la última ribera del mundo los niños se reúnen. Pasa la tempestad por el cielo
solitario, zozobran los navíos en el océano sin caminos, anda la muerte,
anda la muerte, y los niños juegan, entre una nube de oro. En la orilla del mundo,
más allá de la luna, los niños se reúnen en inmensa asamblea de risas y de danzas
y de juegos y de cantos.

Es de Tagore espero que te guste

Morella dijo...

Ojalá la primavera me cure este invierno entonces, como dice Fito y sus fitipaldis.

Un beso y gracias por tus palabras.

delfin en libertad dijo...

Que hermoso, a pesar de las dificultades y contratiempos no debemos quedarnos varados, seguir buscando un mejor norte. Un abrazo.

DIAVOLO dijo...

Antes de juzgar hay que observar, comprender... y mirarse primero a uno mismo.

Besos.

LuNa dijo...

ES VERDAD.......
SI NOS VENIMOS ABAJO
POR COMO NOS VA EN UNA ETAPA DE LA VIDA
Y DEJAMOS QUE ESTA MARQUE
NUESTRA EXITENCIA PUES
NO SABREMOS VIVIR...
HAY QUE LEVANTARSE
Y SEGUIR,
PORQUE VENDRAN MUCHAS MAS ESTACIONES
DONDE SEREMOS RENOVADOS UNA Y OTRA VEZ
Y SIEMPRE QUEDARA LA ENSEÑANZA
BESOS AMIGA MIA
GRACIAS POR ESTOS POST TAN SABIOS
TE APRECIO MUCHO Y ESPERO ESTES MUY BIEN

LuNa

mimbre dijo...

Hola Ángeles...
" Dios nos dio dos ojos, dos oidos y UNA sola boca" La ecuación resultante es sencilla: mirar dos veces, oir dos veces y hablar una sola vez...Hay que mirar,observar, contemplar y oir, escuchar¡¡
Luego podremos emitir una opinion, más nunca deberemos emitir juicio..
Somo estudiantes, aprendices y los juicios los dan los Maestros...
Bonito como siempre, querida amiga¡¡
Un abrazo enorme en este día lluvioso sobre Bs. As.gracias por tus palabras...
Osvaldo

Kreski dijo...

Si te pones a ver la naturaleza y basarte en ella siempre nos dará una lección de vida.Qué importante es lo que has añadido a nuestro sentir.Gracias Ángeles porr la luz estelar que dejas en tu camino.!!
Cariños .Kreski

Delia Regina dijo...

Los juicios son elaborados por la mente y la mente sólo ve una parte de la realidad, pueden ser ciertos, pero siempre son parciales.
Muy buena historia.
Un beso.

Montxu dijo...

Cuánta verdad...



Agur un saludo.

salvadorpliego dijo...

Muy bonito escrito y dejan muy buen aprendizaje.
Un placer leerte.
Saludos.

Delia Regina dijo...

Cuando entres a su pág. al lado de la foto están los temas, hacé click en Oración.
Besos.

SILVIA dijo...

ESO TRATO DE HACER EN ESTEAÑO TAN DIFICIL QUE ME TOCA VIVIR¡¡¡¡¡¡¡¡
HERMOSA LECCION
TE DEJO UN BESITO , LINDO FINDE ¡¡¡

Elwimg dijo...

Qué historia tan hermosa, y cuánta razón lleva el anciano, a veces juzgamos a la gente a la ligera, es facilísimo cuestionar desde el otro lado, dar una segunda oportunidad muchas veces a parte de darnos una merecida lección nos da una grata sorpresa…

Un besin.

Isis dijo...

Verdaderamente precioso este post, me uno a tu blog saludosss ;)