viernes, 24 de julio de 2009

Instrucciones para dar cuerda al reloj

Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj

Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente un reloj, que los cumplas muy felices, y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con ancora de rubíes; no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te ataras a la muñeca y pasearas contigo. Te regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben-, te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo, pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de tu muñeca. Te regalan la necesidad de darle cuerda para que siga siendo un reloj; te regalan la obsesión de a atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico. Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se caiga al suelo y se rompa. Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes. No te regalan un reloj, tú eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.

Instrucciones para dar cuerda al reloj

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.
¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

-"Historias de Cronopios y Famas" - Julio Cortázar -

12 comentarios:

SANDRA dijo...

El reloj de la vida, que muchas veces podemos atrasar por la forma en que vivimos, nos alimentamos o por los sentimientos nobles. Y otras más lo podemos adelantar por hacer todo lo contrario a la naturaleza. Pero muchas otras nada podemos hacer, y el reloj se detiene cuando menos lo esperamos. Por eso es un deber disfrutar este minuto sagrado!!!
Buen fin de semana.
Besitossssssssssss.

Naiba dijo...

Mi querida amiga, puede que sea muy cierto lo que dice Cortázar, pero yo sin reloj estoy perdida, tenemos un ritmo de vida en el que dependemos de ellos, estamos esclavizadas, siempre sujetas a un horario, muchas veces cuando estoy agobiada o estresada me encanta perder el tiempo, no mirar nunca el reloj, y no hacer más que lo indispensable, dejar pasar las horas sin más, que es lo que me pedía el cuerpo…

Besos mi niña y buen finde

galicia maravillas dijo...

:) feliz fin de semana!! la primera parte de la historia ya la había leído, pero no el segundo párrafo (me encanta eso de los árboles que despliegan sus hojas)
... que la felicidad despliegue sobre ti su aroma :)
un beso!

DIAVOLO dijo...

Hace muy poco, muy muy muy poco, he leído este mismo texto... no recuerdo qué comenté, pero ahora solamente me apetece decirte algo: que nuestros relojes tarden siglos en pararse, y que sigas regalándonos tus enseñanzas.

Besos.

Christian dijo...

HOLA ANGELES QUE LINDA FOTO, LA HISTORIA GENIAL, ESPERO QUE VOS PASES UN ESTUPENDO FIN DE SEMANA. POR ACA SERA UN POCO FRIOOOO JEJE, UN ABRASO PARA VOS Y BUENAS NOCHES CHRISTIAN.

Normis dijo...

A disfrutar mas de la vida , el dia a dia sin mirar el tiempo en el reloj ....
abracitos de cariño Angeles , y gracias por hacernos siempre reflexionar ....
buen finde

Annie dijo...

"Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa."

Hace un par de años, entendí lo que quería decir...

HERMOSO! Amo a Cortázar.

BUEN FIN DE SEMANA

=)

Any dijo...

Tic tac siempre pensé que los relojes tienen vida propia. El reloj es como un jefe mas que tenés que aguantar, te va marcando lo que tenés que hacer. Por eso soy feliz en vacaciones cuando me lo saco y me olvido de la hora.
Hermoso texto el de Don Julio.
un beso

Myr dijo...

Me gustó mucho esto que dice Cortazar sobre el reloj. Cuanta profundidad!!!!

Gracias por compartirlo!

VaNe dijo...

Creo que aunque tuviera mil relojes atados a mis muñecas no lograria llegar a la hora a lugares importantes o que me impidieran vivir mi vida como la estoy viviendo ahora... aunque, sin embargo, la maldita hora muchas veces arruina el momento...


MIL BESITOS!

Sol dijo...

Nunca la habia leido, me parecio mas que interesante, pero ultimamnete no se que me pasa que me gustaria detener el tiempo en determinados momentos!!!
Besos cielo, llenos de luz para ti!!!
Siempre con cosas tan bonitas!!!
Me enseñas a elegir lo que tengo que leer!!!

Delia Regina dijo...

Que hubiera dicho Cortázar de haber conocido la esclavitud de los celulares! somos maestros en levantar rejas y fabricarnos jaulas, no?
Que disfrutes tu fin de semana, besos.