miércoles, 3 de junio de 2009

Oda a los calcetines

Me trajo Mara Mori
un par de calcetines,
que tejió con sus manos de pastora,
dos calcetines suaves como liebres.
En ellos metí los pies
como en dos estuches
tejidos con hebras del
crepúsculo y pellejos de ovejas.

Violentos calcetines,
mis pies fueron dos pescados de lana,
dos largos tiburones
de azul ultramarino
atravesados por una trenza de oro,
dos gigantescos mirlos,
dos cañones;
mis pies fueron honrados de este modo
por estos celestiales calcetines.

Eran tan hermosos que por primera vez
mis pies me parecieron inaceptables,
como dos decrépitos bomberos,
bomberos indignos de aquel fuego bordado,
de aquellos luminosos calcetines.

Sin embargo, resistí la tentación
aguda de guardarlos como los colegiales
preservan las luciénagas,
como los eruditos coleccionan
documentos sagrados,
resistí el impulso furioso de ponerlas
en una jaula de oro y darles cada
día alpiste y pulpa de melón rosado.

Como descubridores que en la selva
entregan el rarísimo venado verde
al asador y se lo comen con remordimiento,
estiré los pies y me enfundé
los bellos calcetines, y luego los zapatos.
Y es esta la moral de mi Oda:
Dos veces es belleza la belleza,
y lo que es bueno es doblemente bueno,
cuando se trata de dos calcetines
de lana en el invierno.

- Pablo Neruda -


14 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Gracias por compartir.
besos y amor
je

marga dijo...

es curioso lo que sucede, cuando me pongo a buscar imágenes para algo de mi blog, y me detengo en alguna que me llama la atención, más tarde la veo publicada en tu blog.
¿sincronización?
sea lo que sea me encantan estas coincidencias.
un abrazo!
:))))

Jayja para tí... dijo...

Porque es cubano, pero su hija es italiana, y a él le encanta lo conmueven las palabras en italiano...además me gusta mucho como suena, yo leo italiano muy bien, pues me carteaba mucho con ella, y mi hijo estudio italiano, en fin, es el "mio amore"...molto mio...

y esos calcetines dan risa al corazón verdad?

Regina dijo...

!Qué lindo poema! no lo conocía. Amo los calcetines tejidos, comencé a tejerlos en mis épocas de estudiantes,-huuuuy, cuánto hace!!!- para aliviar mis nervios mientras nos preparabamos para los exámenes y...seguí haciendolo. Laborterapia para toda la vida.
Gracias, un abrazo.

Jurema dijo...

Lindísimos! calentitos y amistosos calcetines llenos de amores..
Una gran amiga la tuya!

Besitos

DIAVOLO dijo...

Hay quien es capaz de hacer algo bello inspirado en una prenda tan común... es increíble!

Besos.

Geraldine dijo...

gracias por pasar aconocer mi pesimista espacio!...ya te estoy agregando a mis enlaces...hasta prontito!!

Naiba dijo...

Ains Angeles

Me he leido un par de veces este texto, pero no se, no me dice mucho, es algo extraño, teniendo en cuenta quién es su autor.

Lo único que se me ocurre decirte ahora mismo, es que quiero ser esos calcetines.

Besitos mi niña.

Gaviota libre dijo...

Calcetines para el frío elaborados con calor tierno... yo recuerdo que en el colegio alguna vez alguien pensó en enseñarnos a tejer... pero no funcionó... preferíamos la computación...

YACOBSSËN dijo...

Muy original y bonito

Troba dijo...

maravilloso....

TORO SALVAJE dijo...

Los calcetines, esos incomprendidos y tan poco valorados...

Menos mal que Neruda les hizo justicia.

Besos.

roxana dijo...

que bueno!!! eS BELLO QUE TE RECUERDEN Y HAGAN ESTO POR VOS, ES UN PLACER RECIBIR REGALOS!!!!!!!!!!! Y MAS CUANDO SE SABEN CON AMOR!!!!! aBRAZOTE

Kreski dijo...

He dejado en mi blg un premio para tí con amor...desde el amor incondicional en tí...en mí...en nosotros