miércoles, 17 de junio de 2009

Cocodrilos

Un millonario promueve una fiesta en una de sus mansiones y, en determinado momento pide que la música pare y dice, mirando para la piscina donde cría cocodrilos australianos:
- Quien se tire a la piscina, consiga atravesarla y salga vivo del otro lado ganará mis autos, mis aviones y mis mansiones.
En ese momento, alguien salta a la piscina...La escena es impresionante. Lucha intensa, el intrépido se defiende como puede, sostiene la boca de los cocodrilos con pies y manos, tuerce la cola de los reptiles. Mucha violencia y emoción. Parecía una película de Cocodrilo Dundee ! Después de algunos minutos de terror y pánico, sale el valiente hombre, lleno de arañones, hematomas y casi desnudo. El millonario se aproxima, lo felicita y le pregunta:
- ¿Dónde quiere que le entregue los autos y los aviones?
- Gracias, pero no quiero sus autos ni sus aviones.
- ¿Y las mansiones?
- Tengo una hermosa casa, no preciso de las suyas.- Puede quedarse con ellas. No quiero nada que sea suyo.
Impresionado, el millonario pregunta:
- Pero si Ud. no quiere nada de lo que ofrecí, entonces ¿qué quiere?
Y el hombre responde irritado:
- ¡Encontrar al hijo de puta que me empujó a la piscina!

Moraleja:
Somos capaces de realizar muchas cosas que, nosotros mismos no creemos, basta un empujoncito…
Un hijo de puta, en ciertos casos, es útil en nuestra vida.



- Desconozco el autor -



12 comentarios:

Jurema dijo...

Buenísimo!
Pero quien no tiene a un gran Hijo de puta en su vida?.
El tema esta en aprender aquello que te trae la putada,hay que estar muy atento y no perder los papeles para verlo.
Un buen toque de humor que me ha arreglado el día, gracias cielo!.

Besos y más besos..

Any dijo...

Ahjajajaj pobre tipo! Aunque te digo que en general los hijos de puta no ayudan para nada, mas bien todo lo contrario. Este es un caso especial.
Te cuento un secreto? Me encantan los cocodrilos! Debo ser la única ya se, pero es uno de los animales que mas me gusta junto con las lechuzas y los pinguinos. Y bué ... sobre gustos ... .
Un abrazote!

Regina dijo...

!Qué bueno!!, lo recordaré cada vez que reciba un empujoncito.
Un beso.

Bajo mis pies dijo...

jjjajaj Genial, pero ya que fue por el empujoncito, ni siquiera para demostrar nada, hubira aceptado algo no?
Bss Angeles, espero que nadie nunca me empuje, porque no se nadar siquiera!

eva-la-zarzamora dijo...

jajajj excelente. Todos tenemos un h de p cerquita, yo tengo la impresora "hp" y si pudiera tirarla a la piscina..
Aunque ya que lo tiraron que pida algo de paso, no??
Un abrazo

DIAVOLO dijo...

Lo conocía. Pero sí, a veces todos necesitamos un empujoncito...

Besos.

delfin en libertad dijo...

Jajajjajaja, me hizo mucha gracia Angeles, y si está muy buena la reflexión, pero uy esa clase de empujones, mejor no. Un abrazo.

Sweety dijo...

jajajaja Muy bueno!! Tienes toda la razón, hay veces que no sabemos hasta donde somos capaces de llegar

marga dijo...

muy muy muy bueno.
podemos lograr mucho con sólo un empujoncito, aunque sea de un hdp, jaja.
besos :))

Myr dijo...

ay....conoci a muchos en mi vida!

besos

Naiba dijo...

Cierto Angeles

Muchas veces necesitamos de ese hijo de puta, para que nos abra los ojos y nos demos cuenta de que podemos sobrevivir en este mundo.

Besos mi reina linda.

Belkis dijo...

Excelente, en muchos casos necesitamos un empujoncito, pero ciertamente somos capaces de muchas mas cosas de las que sospechamos. Todo lo que la mente es capaz de crear, lo puede realizar. Gracias por esta entrada tan inspiradora. Un cariñoso abrazo