domingo, 21 de diciembre de 2008

Desprenderse

Una vez un peregrino se quedó en un bosque muy cerca de un pueblo y acampó bajo un árbol para pasar la noche.

Era una noche oscura, sin estrellas, sin luna y escuchó de pronto una voz que le gritaba:

- "La piedra, la piedra!!!, dame la piedra preciosa peregrino!". - dijo un mercader.

El viejo peregrino se levantó y se acercó al hombre que gritaba y le dijo:

- "Qué piedra deseas hermano?".-

El mercader le responde:

- "La noche pasada tuve un sueño en que el señor Shiva me decía que si venía aquí esta noche encontraría un peregrino que me daría una piedra preciosa que me haría rico para siempre."-

El peregrino fue a buscar su bolsa y le dio la piedra diciéndole:

- "La encontré en el bosque cerca del río, puedes quedártela."-

El mercader tomó la piedra y se marchó. Una vez en su hogar abrió la mano y descubrió con sorpresa que era un hermoso diamante. Esa noche no pudo dormir, se dio muchas vueltas en la cama y en su cabeza. Se levantó temprano al amanecer y volvió al lugar donde había dejado al peregrino y le dijo:

- "Dame por favor la fuerza que te ha permitido desprenderte de esta riqueza con tanta facilidad."-

- Cuento hindú -

3 comentarios:

MARIO ALONSO dijo...

Si alguien tiene el secreto de esa fuerza, por favor que lo comparta.

Mil besos, Ángeles... y feliz navidad.

hoy dijo...

Que cuénto tan hermoso!!!
ESa fuerza que sabemos en el fondo que no tenemos para alejarnos de lo material y de la felicidad fácil...
Ayer hablaba con un amigo, y fue gracioso por que comentamos los años en los que él vivió en Granada, con un trabajo muy mediocre y sin poder aspirar a muchos lujos, mi amigo en aquélla época era feliz... Ahora tiene un puesto de trabajo estable y bueno, puede pagarse lujos y quizás a veces se excede en ellos y sin embargo hoy no es aquel que fue, su alegria se esfumó, a ver no está triste digamos, pero sí insatisfecho, le dije algo de que estaba vinculando su vida a lo material y a los lujos y que ahi quizas estaba el error, había optado por la alegría inmediata de obtener lo que quiere a cambio quizás no sé de su actitud.
ME ENCANTARÍA SER EL PEREGRINO ;)

Alma dijo...

Desprenderse, para estar completamente vacio,
y desde allí
contenerlo todo.
Para poder expandirse
y ser amor.