miércoles, 12 de noviembre de 2008

Tu - Yo


“Un hombre llama a la puerta de la casa de su amada. Se oye una voz: “¿Quién es?” El hombre responde: “Soy yo”.

Y la misma voz dice: “No puedes entrar porque no hay sitio para dos personas”

Y la puerta permaneció cerrada.

Algunos meses después, el volvió a llamar a la puerta de su amada. Y esta volvió a preguntar: “¿Quién es?”

“Eres tú”.

Entonces, la puerta se abrió.”

2 comentarios:

SOY SILVIA dijo...

BUENO SIEMPRE HAY SEGUNDAS OPORTUNIDADES¡¡¡
TE DEJO UN SALUDO¡¡¡
SILVIA

Eli dijo...

Me encanta leer cosas que me dejen pensando. Gracias.

¡Un abrazo!