martes, 4 de noviembre de 2008

Semillas

Una mujer soñó que entraba en una tienda recién inaugurada en la plaza del mercado y, para su sorpresa, descubrió que Dios se encontraba tras el mostrador. “¿Qué vendes aquí?”, le preguntó. “Todo lo que tu corazón desee”, respondió Dios. Sin atreverse casi a creer lo que estaba oyendo, la mujer se decidió a pedir lo mejor que un ser humano podría desear: “Deseo paz de espíritu, amor, felicidad, sabiduría y ausencia de todo temor”, dijo. Y luego, tras un instante de vacilación, añadió: “No sólo para mí, sino también para todo el mundo”. Dios sonrió y dijo “Creo que no me has comprendido, querida. Aquí no vendemos frutos. Únicamente vendemos semillas”.
-Anthony de Mello-

9 comentarios:

MARIO ALONSO dijo...

Si venden las semillas con instrucciones de riego y cuidados en general... cómprame unas cuantas, a ver qué podemos hacer...

Buenísimo texto... me lo copiaré (para mi deleite particular y para reflexionar de vez en cuando, que falta me hace).

Un besote.

M@R dijo...

cuanta falta hacen esas semillas en esta humanidad,,,
muy bueno tu post,,,

abrazos,,,

David C. dijo...

soberbio

MentesSueltas dijo...

Angeles, gracias por tus visitas y por seguir mi espacio, un gusto.

Te abrazo con el cariño de siempre.
MentesSueltas

Alma dijo...

Es precioso.....
Creo que el amor es como una semilla tenemos que trabajarlo, para que sea.

Quiero agregarte en mi blog, pero Ángeles, no tengo ni idea de internet, perdona que sea tan torpe, pero estoy aprendiendo poco a poco, no sé como se pone eso de blogs que sigues?

Gracias, te aprecio.

Lobo Alpha dijo...

pero que bonito se ve todo eso en palabras escritas.

Alma dijo...

Ángeles he aprendido a poner el pie en el bolg, estoy aprendiendo, gracias a todos.
Gracias.

Angeles dijo...

Gracias a todos por sus semillas...
Se que están en nosotros y de nosotros depende que florezcan.
Un gran beso.

Elizabeth dijo...

¡Hola amiga! ¡Qué buena onda acaricia por estos lares!
¡Sembrar para cosechar! ¡Es la única forma!

¡Gracias por tu visita!¡Un a brazo!