martes, 18 de noviembre de 2008

Renovación


El águila es una de las aves de mayor longevidad.

Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad, en su cuarta década tiene que tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años, ya sus uñas se volvieron tan largas y flexibles que no puede sujetar a las presas de las cuales se alimenta. El pico alargado y en punta, se curva demasiado y ya no le sirve. Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas en función del gran tamaño de sus plumas, y para entonces, volar se vuelve tan difícil!

Entonces, tiene sólo dos alternativas: Dejarse estar y morir... o enfrentar un doloroso proceso de renovación que le llevará aproximadamente150 días.

Ese proceso consiste en volar a lo alto de una montaña y recogerse en un nido, próximo a un paredón donde ella no necesita volar y se siente más protegida.

Entonces, una vez encontrado el lugar adecuado, el águila comienza a golpear la roca con el pico ¡hasta arrancarlo! Luego espera que le nazca un nuevo pico con el cual podrá arrancar sus viejas uñas inservibles.

Cuando las nuevas uñas comienzan a crecer, ella desprende una a una, sus viejas y sobrecrecidas plumas.

Y recién después de todos esos largos y dolorosos cinco meses de heridas, cicatrizaciones y crecimiento, logra realizar su famoso vuelo de renovación, renacimiento y festejo para vivir otros 30 años más.

En nuestra vida también nos toca sufrir procesos de reconversión so pena de sucumbir. Tenemos que resguardarnos por algún tiempo, meditar largamente y someternos a grandes sacrificios de desprendimiento, para desarrollar los cambios de modo semejante al del águila, para ser capaces luego, de recomenzar nuestra vida con nuevos bríos y esperanzas. Durante ese tiempo nos deshacemos de pesados recuerdos, remordimientos o culpas, malos hábitos, costumbres o tradiciones y prejuicios que nos causaban dolor y no nos dejaban vivir ni permitían surgir nuevos valores, ni que aprendiéramos todo lo que es útil para los nuevos tiempos, ni mucho menos volar. Solamente siendo libres del peso del pasado, podremos aprovechar el valioso resultado que una renovación siempre nos trae.


5 comentarios:

SOY SILVIA dijo...

SIEMPRE DEBEMOS ESTAR EN PROCESO DE RECAMBIO , DE TRATAR DE QUITARNOS TODO AQUELLO NEGATIVO , PARA RENOVARNOS CON AQUELLOS CAMBIOS POSITIVOS¡¡
UN BESO
SLVIA

Themys Brito dijo...

Si el águila puede hacerlo, yo también. Bueno, lo intentaré. :)

Mariposa_de_papel dijo...

Gracias Ángeles, tu siempre una persona tan guapa, me fascina lo que publicas, palabras de aliento para el alma, sólo puedo agradecerte eternamente ya eres parte de mi vida y un ángel que me cuida en todo momento,

besos!

Alma dijo...

Renovarse o morir.....
Al igual que nuestro cuerpo, día a día se renuevan nuestras células para pasar a ser un ser diferente.

Todo lo que está vivo se renueva, si estuviese estancado moriría.

Creo que somos eternos.

Me ha gustado mucho este esríto, no conocía esta faceta del águila.

Angeles dijo...

Gracia bonitas!! por pasar.
Me ayudan en mi diaria renovación. Gracias.