domingo, 26 de octubre de 2008

Leyenda de los indios araucos

A orillas del río Orinoco, vivían hace mucho tiempo siete hermosas
mariposas bailarinas, que bailaban y bailaban en los pétalos de los
lirios y de las amapolas de la selva.
Cada una de ellas tenía su color: Blanco, Azul, Rojo, Verde,
Amarillo, Violeta y Añil.
Por las tardes se suspendían en una flor o en una hoja y se
entregaban al sueño.
Un día en que las siete hermosas mariposas bailaban y bailaban.
La Amarilla al saltar a una rama, se hirió una de sus alas y comenzó a
agonizar. Sus amigas la rodearon y al ver que iba a morir se
preguntaron. ¿Qué sacrificio podríamos hacer nosotras para estar
siempre con nuestra amiga?
Al momento se escuchó una voz que les dijo: ¿Están dispuestas a
hacer un sacrificio, aún el de la muerte, por estar siempre con su
amiga? SI respondieron todas.
Automáticamente se oscureció el cielo. Un rayo penetró en el
corazón de la selva. La selva se estremeció y lanzó un grito que fue a
perderse en la inmensidad del universo.

Vino la lluvia y un remolino de viento arrastró a las siete
mariposas.
Una hora después brilló el sol y en el cielo apareció el Arco
Iris con sus siete colores y en ellos las almas de las siete hermosas
mariposas.


Y ASÍ FUE COMO DIOS HIZO ETERNA LA AMISTAD EN TODA SU BELLEZA

4 comentarios:

Themys Brito dijo...

Qué bello pensamiento... el arcoiris como un recuerdo constante de las verdaderas amistades, aunque signifiquen el sacrificio de la muerte.

Angeles dijo...

Themys: tengo a mis más grandes amigos lejos y mi recuerdo de ellos es un arcoiris.
Besos

Mariposa dijo...

Sabes lo que más me gusta de las mariposas...que pensarlas siempre me sacan una sonrisa...De más está decir que me fascina el relato... jaja

Angeles dijo...

Mariposa:
Me encantan las mariposas tienen algo especial, además en si mismas nos dejan una gran enseñanza, para se mariposas aceptan dejar de ser orugas...
Un beso me gusta sentir tu aleteo por acá...