miércoles, 22 de octubre de 2008

Alumbrar el camino


Había una vez, hace cientos de años, en una
ciudad de Oriente, un hombre que una noche
caminaba por las oscuras calles llevando
una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna
como aquella. En determinado momento, se encuentra
con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo
reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego
del pueblo. Entonces, le dice:

- ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara
en la mano? Si tú no ves...

Entonces, el ciego le responde:
- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino.
Yo conozco la oscuridad de las calles de
memoria. Llevo la luz para que otros
encuentren su camino cuando me vean a mi...

No solo es importante la luz que me sirve a mí,
sino también la que yo uso para que otros
puedan también servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino
para uno y para que sea visto por otros,
aunque uno aparentemente no lo necesite.


-Jorge Bucay - "De la autoestima al egoísmo"-

6 comentarios:

MentesSueltas dijo...

Hola Angeles (Hermoso nombre...) estaba conectado y me sorprendió la rapidez de tu comentario. Una alegria recibirte en mi espacio.

Te abrazo, con fuerza y luz.

MentesSueltas

Jayja para tí... dijo...

Jayja los ama...
a todos...
blogueros, amigos mios...

eso escribí en otra lengua en mi blog... quiéres verlo?

JOVITA GARCIA dijo...

Una luz en el camino precisamente es el camino por el cual transito aunque a veces esté oscuro siempre por pequeña que sea la luz la fuerza te hace seguir hacia ella.

Alma dijo...

La luz que emitimos llega a todos los de nuestro lado, por eso hay que andar con cuidado,y siempre trabajar el amor,

Besos.

M@R dijo...

UNA LUZ... EN TU BLOG QUE ALUMBRA TUS SENTIMIENTOS,,,

ABRAZOS,,,

Angeles dijo...

Gracias a todos por sus LUCES.
Se los quiere.......