jueves, 11 de septiembre de 2008

Plegaria a la Virgen del Cobre


Amada Virgen del Cobre,
paz de tempestad surgida.
En mis ojos detenida,
eres alivio de penas
y fe de mi alma prendida.

Madre de Dios,
ven a verme.

En tu nombre es realidad
la palma real y el sinsonte;
mi mar, mi cielo, mi monte,
brisa de simple verdad.

Virgen de la Caridad,
Madre de Dios,
ven a verme.

Sea mi plegaria el río
que va camino a tu pecho.
Mi corazón sea tu lecho
y tu intenso amor mi brío.

Ven a verme, Madre,
Virgen de la Caridad,
Madre de Dios,
ven a verme.

Baña tu luz mi cuerpo,
purifica mis heridas,
ampara mi leve vida,
acompáñame en la muerte.

Virgen de la Caridad,
Madre de Dios,
ven a verme.


-Silvio Rodríguez - José María Vitier-


3 comentarios:

Angeles dijo...

Especialmente para ti Jayja.
Le saqué una foto para compartirla contigo.
Sé que nos está cuidando, me acompaña desde hace tiempo y llegó a mi por casualidad..es una manera de decir no existen las casualidades.
Dios te bendiga.

Jayja para tí... dijo...

Te beso Angeles, gracias, me siento muy emocionada...
Ustedes me hacen llorar, pido a ella que las bendiga, por ser mujeres como yo, por tener un corazón lindo, por sufrir por esta vida, como sufrimos las mujeres, y aún así ser capace de amar...ella es y será mi madre espiritual, en ella deposito todo mi dolor y también mis alegrías...no soy fanática de nada, ni de la religión, soy sólo una mujere con corazón que sabe amar, a los seres humanos y bendecir el poder amar y pedir a nuestros protectores espirituales, nuestro Dios, nuestro DIOS, y en mi creencia católica, nuestros Santos. Y entre ellos esta mi Virgen de la Caridad, ella, mi madre, mi primera madre, mi madre espiritual, en ella puse alguna vez la vida de mi hijo pendiente de nacer, en ella puse en sus manos el no ser operado apenas de 45 días, una riesgosa operación de cráneo abuierto, y me lo concedió, podría pedir más?...aún le pido, porque sé que como amdre al fin, nunca se cansa de pensar y cuidar de mí...
un beso

Jayja para tí... dijo...

te mando un besito suave y un pañuelo de algodón, y en él quiero bordar una flor...