martes, 23 de septiembre de 2008

La escuela de los animales

Una vez, hace muchísimo tiempo, los animales decidieron que debían hacer algo heroico para enfrentarse con los problemas de "un mundo nuevo", de modo que organizaron una escuela. Adoptaron un programa de actividades compuesto de atletismo, escalada, natación y vuelo. Para facilitar la administración del programa, todos los animales se apuntaron en todas las actividades.

El pato era excelente en natación, e incluso mejor que su instructor, pero en cuanto al vuelo, sus notas apenas le permitieron pasar y en atletismo era un desastre. Como era tan lento corriendo, tuvo que quedarse después de clase, e incluso dejó de nadar para practicar a conciencia. Esta situación se mantuvo hasta que se le desgastaron muchísimo las membranas de las patas y terminó nadando con una velocidad discreta. Pero como en la escuela su nivel era aceptable a nadie le preocupó el asunto, salvo al pato.

El conejo empezó siendo el primero de la clase en atletismo, pero sufrió un colapso nervioso porque tanta natación lo había dejado agotado.

La ardilla era una escaladora excelente hasta que se frustró en la clase de vuelo libre, donde su instructor le hizo empezar remontándose desde el suelo, en vez de descender desde las copas de los árboles. Además, sufrió una contractura muscular por exceso de ejercicio que se tradujo en notas bajísimas tanto en escalada como en atletismo.

El águila, alumna problemática por excelencia, fue severamente castigada. En la clase de escalada venció a todos los demás llegando primera a la cima del árbol, pero insistió en llegar allí a su manera.

Al finalizar el año, un anguila anormal capaz de nadar asombrosamente bien y además de correr, trepar y volar un poco, obtuvo el promedio más alto y le encargaron el discurso de despedida.

Los perros salvajes no quisieron ir a la escuela y dejaron de pagar impuestos porque la administración no quiso incluir en el programa de estudios actividades como excavar y hacer madrigueras. Pusieron a estudiar a sus cachorros con un tejón y más adelante se unieron a las marmotas y las ardillas de tierra para iniciar una selectísima escuela privada.

¿Tiene alguna morajela esta fábula?

-George H. Reavis -

6 comentarios:

Mariposa_de_papel dijo...

Después de pasar tantas penurias por intentar agradar a los demás, muchos no logran su cometido y acaban destruyéndose a sí mismo.

Saludos

Angeles dijo...

NO es la única posibilidad....
MUCHOS (los MAS) se encuentran a si mismo. NO LO OLVIDES!!!
(te lo dice un patito feo vale???)

Gaviota dijo...

Pienso que debemos conformarnos con nuestras habilidades

Lobo Alpha dijo...

Todos tenemos habilidades, destrezas o habilidad para poder hacer algo, es por eso que los poetas no deben de trabajar en los bancos (aunque muchos por necesidad lo hagan).

Jayja para tí... dijo...

en el aire
en la brisa
en el olor a flores, a rosas o clavel
piensa en mí...
y en ese instante recibe mi beso...de mí para tí...

podré ir a una escuela de animales?

Angeles dijo...

A todos mis talentosos amigos animalitos:
Un beso.:)