martes, 9 de septiembre de 2008

Con dos camas vacías


Ni yo bordo pañuelos ni tú rompes contratos,
ni yo mato por celos, ni tú mueres por mí
y antes de que me quieras como se quiere a un gato
me largo con cualquiera que se parezca a ti.

De par en par te abro, las puertas que me cierras,
me cuentan que el olvido no te sienta tan mal,
la paz que has elegido es peor que mi guerra,
lo que pudo haber sido lo que nunca será...

Yo en cambio nunca supe ir a favor del viento
que muerde las esquinas de esta ciudad impía
pobre aprendiz de brujo que escupe al firmamento,
desde un hotel de lujo con dos camas vacías.

Quién hará tu trabajo debajo de mi falda,
la boca que era mía de que boca será,
el roto de tu ombligo ya no me da la espalda
cuando pierdo contigo las ganas de ganar.

Como pago al contado nunca me falta un beso,
siempre que me confieso me doy la absolución,
ya no cierro los bares ni hago tantos excesos,
cada vez son más tristes las canciones de amor.

Aunque nunca me callo guardo un par de secretos,
lo digo de hombre a hombre, de mujer a mujer,
ni me caso con nadie ni me pongo amuletos,
por no tener no tengo ni edad de merecer.

Maldita sea la tinta que empapa mis papeles,
maldita la tercera persona del plural,
las uñas que se clavan ahí, donde más duele,
si se me corre el rimel cuando me haces llorar.

-María Jiménez – Joaquín Sabina -

No hay comentarios: